La tasa de actividad emprendedora baja dos puntos, hasta el 5,2%, y sitúa a España por debajo de la media

No obstante, el estudio, presentado este miércoles por el Centro Internacional Emprendimiento (CISE), la Asociación RED GEM España, la Fundación Rafael del Pino y Banco Santander, señala que después de la crisis España se ha estabilizado en torno al 5,5%, cuando antes de 2007 alcanzaba el 7,6%.

La tasa de actividad emprendedora (TEA) española bajó dos puntos porcentuales (del 5,7% al 5,2%) en 2016 respecto al año anterior, lo que sitúa a España por debajo de la media de las economías basadas en la innovación (9,1%), según datos del ‘Informe Global Entrepreneurship Monitor (GEM) España 2016’.

No obstante, el estudio, presentado este miércoles por el Centro Internacional Emprendimiento (CISE), la Asociación RED GEM España, la Fundación Rafael del Pino y Banco Santander, señala que después de la crisis España se ha estabilizado en torno al 5,5%, cuando antes de 2007 alcanzaba el 7,6%.

Además, señala que el 70,2% de las personas encuestadas –25.000 encuestas a la población de entre 18 y 64 años– afirma que su principal motivación a la hora de crear un negocio es que detecta oportunidades en el mercado, mientras que el 26% es impulsado por la necesidad.

Por otro lado, del informe se desgrana que el porcentaje de iniciativas emprendedoras que comercializan fuera de España creció casi siete puntos, pasando del 20,9% al 27,8%. Del mismo modo, el 36,3% de los emprendedores lo hizo con orientación innovadora, lo que supone que cuatro de cada diez emprendedores ofrecen productos innovadores.

El principal obstáculo para emprender es el miedo al fracaso, según el 45% de los encuestados, si bien existe una tendencia a la baja en la percepción del miedo dentro del colectivo emprendedor, a la vez que aumenta el porcentaje de personas que identifican a los emprendedores como «modelos de referencia».

Por su parte, el principal «escollo» para el ecosistema emprendedor, según los más de 600 expertos consultados, es la política gubernamental (burocracia y exceso de regulaciones vinculadas a la creación de empresas).

El índice de actividad intraemprendedora (EEA) pasó del 1,1% en 2015 al 2,7% en 2016, aumento con el que España se sitúa por delante de países como Italia (2,1%) o Grecia (1,4%), pero aún lejos de «economías más fuertes» como Países Bajos (7,6%) o Reino Unido (7%).

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés