Calidad, tradición familiar y respeto a los animales, las señas de identidad de Campos Carnes Ecológicas

La reputación de una marca nunca es fruto de la casualidad, sino la consecuencia de una andadura que siempre tiene que estar ligada al buen hacer y a la calidad.

En muchas ocasiones, la tradición familiar viene a ahondar en esta circunstancia, como es el caso de Campos Carnes Ecológicas, donde además se incide en el respeto por los animales. Un respeto que existe en todos los procesos de producción de las carnes ecológicas objeto del negocio.

La gestión bajo el prisma de la responsabilidad es otro de los vértices de esta política empresarial, que pone el foco en todas y cada una de las etapas que forman parte de la producción de las carnes ecológicas con el sello de esta empresa: la crianza, la producción, el sacrificio y la elaboración de productos que venden en toda España; carnes de pollo, pavo, cordero, ternera y cerdo 100% ecológicos.

Tres generaciones y más de ochenta años de experiencia

Francisco Campos Anguas es el actual representante de la empresa, quien ha seguido la tradición de su padre y de su abuelo.  Aunque los clientes habituales de Campos Carnes Ecológicasa lo largo de los años han sido supermercados, carnicerías, tiendas especializadas o caterings, Francisco Campos reconoce el crecimiento experimentado en los últimos años en un nuevo escenario: el comercio online a través de la web de la empresa: Tienda Online de Carne Ecológica

Otra de las cuestiones interesantes, según señala el propio Francisco Campos, es que una de las características que más han diferenciado la marca ha sido su empeño en el buen hacer, tanto en lo que se ve como en lo que en un principio es invisible a los ojos. Es decir, las carnes cuentan con las características propias de la condición ecológica, como es el sabor o el color, pero también con la cualidad de estar exentas de colorantes, conservantes o de los antibióticos presentes en otro tipo de productos.

Está claro que estar en el mercado durante más de ocho décadas no es azar, sino una apuesta. El fruto de una forma de operar en la que, además de apostar por las mejores carnes y por la honestidad, no se da la espalada a una realidad. A la demanda de quienes saben de la importancia de la alimentación y de la excelencia de las materias primas.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés