Zumos caseros de fruta y verdura

Los zumos son el resultado de exprimir, licuar o triturar frutas con cierto contenido de jugo. Los exprimidores manuales y eléctricos ayudan a obtener el zumo de cítricos como limón, naranja, pomelo y lima, mientras que las licuadoras permiten extraerlo de otras frutas y verduras que, a pesar de ser jugosas, no se pueden exprimir. Las posibilidades son amplias: los zumos pueden elaborarse a partir de una o varias frutas, una combinación de fruta y verdura o sólo con hortalizas.

No sólo fruta

Para elaborar zumo de fruta, se recomienda sacarla con anterioridad de la nevera -la fruta debe guardarse siempre en un lugar fresco-, sin que su temperatura llegue a bajar en exceso. Así se obtendrá una bebida refrescante sin necesidad de añadir hielos para su consumo.

A pesar de que es preferible trocear la fruta en el mismo momento de elaborar el zumo, también se puede trocear antes y guardar los pedazos refrigerados en un bol o en una fiambrera. Nunca hay que almacenar demasiada cantidad porque es fácil que se pase.

- Advertisement -

Los zumos más habituales se componen de una mezcla de varias frutas, como los elaborados a partir de macedonia, un postre que mezcla trozos de diversas piezas, aderezados con zumo de naranja, azúcar y/o unas gotas de licor, que también se emplea para batidos de frutas variadas.

En general, se sirven en copas o vasos altos de refresco, con pajita y decorados con pequeños trozos de frutas frescas o con una brocheta compuesta por porciones de las frutas con que se elabora el zumo. De esta manera, mejora el aporte nutricional, ya que los jugos privan de parte de la fibra que contiene la fruta entera, una sustancia con importantes funciones orgánicas.

No obstante, conviene moderar su consumo, ya que si bien los zumos son una alternativa saludable al consumo de bebidas refrescantes, en general más calóricas y menos nutritivas, nunca deben constituir la única opción de ingesta de este grupo de alimentos.
Técnicas de pelado

La manera de pelar la fruta depende de ésta. Hay varias formas de hacerlo. Se necesita entrenamiento para que el proceso sea limpio y rápido. Si además se quiere poner en práctica delante de invitados, requiere cierta técnica:

Una pera se pela desde el rabillo hacia abajo, con cortes de la piel en tiras. Para hacerlo a la vista del cliente o comensal, se pincha con el tenedor y se corta la parte estrecha del rabillo. Después se baja hacia el tenedor y se separa la piel en tiras, se corta en cuartos (cuatro partes) alargados, se quita el corazón junto con las semillas y se trocea en porciones más pequeñas. La manzana se prepara de forma similar.

La piña natural se corta en rodajas después de quitarle la piel, en lugar de pelar la pieza completa. El trozo que no se utilice para el zumo se puede conservar en un lugar fresco, ya que esta fruta se oxida con facilidad y pierde sus propiedades.

www.consumer.es – EROSKI

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés