Expertos advierten de que la producción de arroz en Asia comienza a ser insostenible

Naciones Unidas ha advertido de que millones de personas en todo Asia se exponen a atravesar un estado de inseguridad alimentaria debido a la escasez de agua registrada a lo largo de los últimos meses, y que hace indispensable el desarrollo de nuevos mecanismos agrícolas para el cultivo de arroz, el alimento por excelencia del continente.

De igual modo, al entender de los expertos, el espacio de tierra disponible comienza a ser un grave problema ya que existe un grave desequilibrio entre los terrenos disponibles para las cosechas en relación al ritmo de crecimiento poblacional, según las conclusiones alcanzadas al término del tercer Congreso Internacional sobre el Arroz que se ha celebrado en Hanoi (Vietnam).

   «La seguridad alimentaria de centenares de millones de personas se va a ver», indicó el director general del Instituto Internacional par el Estudio del Arroz (IRRI), Robert Zeigler, durante la conferencia que ha reunido a más de 1.200 agricultores, científicos y expertos de la industria arrocera, que cada año da de comer a 640 millones de malnutridos en todo el continente, donde se cultiva el 90 por ciento del cereal.

    Actualmente existen en Asia unos 200 millones de granjas de arroz –la mayoría de las cuales tienen una extensión menor a una hectárea– que necesitan de unos 3.000 litros de agua por cada kilo de cereal. Esta proporción comienza a ser insostenible en India, China, el noroeste de Bangladesh, partes de Pakistán y, principalmente, en el noreste de Tailandia, actualmente el principal exportador arrocero del mundo.

- Advertisement -

   Según el reciente informe del IRRI –titulada Nunca un cuenco vacío: mantener la seguridad alimentaria en Asia–, en Asia viven casi dos tercios de los 1.400 millones de personas en régimen de pobreza.

DEMANDA GLOBAL EXCESIVA

   La demanda global de arroz requiere un aumento anual de las cosechas en un 1,5 por ciento. Sin embargo, durante los últimos 20 años, este incremento ha sido medio punto menor de lo necesario. El crecimiento de las cosechas en un 1 por ciento es actualmente insuficiente y lo será aún más conforme según aumente la población mundial, que se espera rebase los 8.000 millones de personas para 2030.

   Actualmente, según datos de la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO), se cosechan en todo el mundo 678 millones de toneladas del cereal, pero el crecimiento poblacional genera una aumento de la demanda mundial de arroz en ocho millones de toneladas. Para 2020 será necesario producir ochenta millones de toneladas más de arroz de las que actualmente se producen, y la falta de agua amenaza gravemente las posibilidades de incrementar las cosechas.

   «El agua supondrá el obstáculo más importante para alcanzar los niveles de producción alimentaria necesarios», indicó el director del Instituto para la Comida, Agricultura y Desarrollo de Cornell, Norman Uphoff. Según las cifras del Instituto Internacional para la Gestión de Agua (IWMI por sus siglas en inglés) es necesario emplear anualmente entre el 24 y el 30 por ciento de los recursos hídricos del planeta (ríos, lagos y acuíferos) para irrigar el arroz necesario en un mundo en más de 2.000 millones de personas ya están afectadas por la escasez de agua.

   Si a estas circunstancias se añade que la posesión del agua y de la tierra están en permanente disputa –bien por conflictos políticos o económicos, bien por presiones medioambientales– «la situación ha dejado de ser habitual: simplemente ya no podemos producir la suficiente con el agua y la tierra de la que disponemos», según estimó el oficial superior de la oficina de la gestión de agua de la FAO, Thierry Facon, a la agencia de información de Naciones Unidas (IRIN).

AUMENTA LA PRESIÓN

   El aumento paulatino de las temperaturas será otro factor más de presión para los agricultores, hasta tal punto que, para 2025, entre 15 y 20 millones de los 79 millones de hectáreas disponibles para el cultivo del cereal se verán afectadas de alguna forma por la escasez de agua, según el informe del IWMI, que impide que el suelo desarrolle los nutrientes necesarios para el cultivo del cereal.  

   En conjunto, los asistentes al congreso han solicitado la adopción de una «medida integral» que aborde el mayor número de problemas posibles. «El problema de la escasez de agua no puede resolverse son sólo una solución. Es necesario una aproximación integral», declaró el representante de Bayer CropScience, una de las principales compañías agrocientíficas del mundo.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés