Una ministra para todos

La Ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino; Rosa Aguilar; declara abiertamente en una entrevista publicada por el diario PÚBLICO consumir transgénicos.

«Como transgénicos. Me gusta mucho el maíz y es casi inevitable». Posterioremente el entrevistador indaga sobre el conocimiento de la Sra. Ministra sobre la seguridad de estos productos, a lo que ella responde: «Sin problemas. Pero no importa si la ministra come o deja de comer transgénicos».

Ante estas declaraciones estamos todos seriamente preocupados por la salud de la Sra. Ministra, pues el máiz transgénicos no es un cultivo autorizado para consumo humano. El maíz transgénico solo se puede cultivar para alimentación animal.

Nos preguntamos si existe alguna autorización para cultivar maíz transgénico destinado directamente al consumo humano. Si existe esta autorización, y debe haberla, ya que la Sra. Ministra afirma con rotundidad que es uno de los manjares transgénicos que más le gustan, NO LO SABEMOS.

- Advertisement -

Otro punto que nos preocupa, es que realmente sea inevitable el consumo de maíz transgénico, pues todos aquellos que no deseamos consumirlo creemos que lo estamos evitando consumiendo maíz ecológico. La pregunta que nos hacemos es si hagamos lo que hagamos NO PODREMOS  EVITAR CONSUMIR MAÍZ TRANSGÉNICO.

Ante esta alarmante entrevista nos surgen numerosas preguntas… ¿Está el ministerio de agricultura declarando inevitable el consumo de maíz transgénico?  ¿Seguiremos con una política entreguista del ministerio hacia las multinacionales al asumir la contaminación total de todos los cultivos?, en el lugar donde compra la Sra. Ministra los alimentos destinados a consumo animal que luego ella consume ¿nadie la ha advertido del peligro?…. También nos surge una muy buena recomendación: ¡Consuma alimentos ecológicos destinados al consumo humano, notará la diferencia!.

Juan Felipe Carrasco; responsable de la campaña antitransgénicos de Greenpeace; ha comentado:  «Puesto que no hay registros de lo que se cultiva, no hay segregación de cosechas trans y no-trans, no hay trazabilidad, no hay etiquetado … en definitiva, no se cumple ninguna de las normas que impone la UE. A ver si algún día la Sra. Ministra nos explica cómo sabe que consume máiz transgénico.».

N.R y M.R / Vida Sana

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés