Quinta reunión de los representantes de los líderes políticos del Foro de las Principales Economías sobre Energía y Clima

Para contribuir al éxito de la Cumbre del Clima de Copenhague, los representantes trataron de encontrar puntos comunes sobre financiación, tecnología, caminos para la mitigación del cambio climático, cómo reflejar los compromisos y acciones para esa mitigación y sobre los medios para mejorar la transparencia y responsabilidades.

 

Respecto al tema de la financiación, se alcanzaron importantes acuerdos sobre:

 

- Advertisement -

• la importancia de aumentar de manera significativa la financiación;

• la necesidad de una importante financiación pública, además de la privada y la de los mercados del carbono;

• la utilización de diversas herramientas de financiación pública que potencien importantes inversiones que, sin esas herramientas, no se producirían;

• la existencia de oportunidades para que el sector privado invierta en los países menos desarrollados;

• la consideración de un nuevo fondo y de la mejor utilización mejor mecanismos existentes, posiblemente con varias vías de apoyo a la adaptación y la mitigación, incluso la aplicación de la tecnología y el aumento de la capacidad, de un modo equitativo y equilibrado bajo los auspicios y la responsabilidad de la Conferencia de los Estados Parte de la Convención (manteniendo la distinción entre soluciones políticas y operativas), con el fin de mejorar el acceso a la financiación pero respetando las normas de confianza;

• la necesidad de reformar los actuales mecanismos de implementación para que sean más efectivos y eficaces;

• la necesidad de una mayor previsibilidad de las posibilidades de financiación;

• que la financiación debe ir de acuerdo a las prioridades nacionales y se deben tener en cuenta otras alternativas a las soluciones programadas;

• que debe haber más debate sobre los niveles de financiación;

• que los ministros de Finanzas del G-20 deben ir avanzando sobre estas cuestiones en su reunión de noviembre en St. Andrews.

 

Se debatió sobre el posible papel de los mercados del carbono para fomentar las inversiones del sector privado en los países en vías de desarrollo, además de la financiación pública. Estos flujos de inversión podrían producir importantes beneficios para los países en vías de desarrollo, tanto en forma de inversiones sobre el terreno como de beneficios colaterales para el medio ambiente y la seguridad energética.

 

Lord Stern (a través de video) y Nobuo Tanaka, secretario ejecutivo de la Agencia Internacional de la Energía, presentaron planes para estabilizar las concentraciones de carbono en 450ppm o para limitar el aumento de la temperatura global a 2ºC. Ambos hicieron hincapié en que todos los países están llevando a cabo importantes esfuerzos, en que estos objetivos a largo plazo son alcanzables y en que, si bien el margen entre los esfuerzos actuales y las reducciones necesarias en el nivel de gases de efecto invernadero se está estrechando, todavía hay mucho por hacer.

 

Al tratar de la arquitectura de la mitigación, la discusión se centró en dos soluciones distintas: cómo “internacionalizar” de antemano, con algún tipo de listado, los objetivos y acciones, y cómo comunicar y revisar su implementación de manera transparente.

 

Sobre ese listado, se consideró que sería necesario reflejar los esfuerzos de mitigación que piensen hacer los países; los desarrollados deberían reflejar sus objetivos de reducción de emisiones, y los menos desarrollados, las acciones emprendidas. Además se deberían tener en cuenta diversas opciones de listado de las acciones previstas, como la propuesta australiana de planes y la coreana de un registro.

 

Sobre la transparencia se dijo que la revisión de los objetivos de los países desarrollados debería tener en cuenta la implementación de soluciones cuantitativas y la de los países en vías de desarrollo, la implementación de dichas acciones. Se habló del uso de comunicados nacionales de transparencia y responsabilidad así como de que se deben mejorar la frecuencia, puntualidad y contenido de los comunicados nacionales. Y además que sería importante que la mayoría de los países, excepto los menos desarrollados, presentaran inventarios nacionales periódicos de sus emisiones basados en las directrices del Panel Internacional sobre Cambio Climático (IPCC) adaptadas a sus posibilidades. Como un método útil se sugirió la “revisión por las partes”, que ya se ha utilizado en otros foros.

 

Se consideró importante diseñar mecanismos de listado y de transparencia que respeten la soberanía de los países.

 

Los países discutieron la utilidad de los Planes de desarrollo de economía de bajas emisiones, tanto para los países más desarrollados como para los menos desarrollados; se acordó que las estrategias de desarrollo y las prioridades son cuestiones soberanas que debe tomar cada país. No obstante, algunos países manifestaron que tales planes deben ayudar a enmarcar las acciones que se emprendan a corto plazo en el contexto de objetivos medioambientales a más largo plazo. Los países reconocieron también la importancia de desarrollar un sistema creíble que permita a los que ofrezcan apoyo entender cómo va a contribuir ese apoyo a los objetivos de la Convención. En este contexto, se manifestó una gran preocupación de que los planes no deberían ser condición previa para la financiación.

 

Los representantes de los Líderes políticos fueron informados de los grandes avances hechos en los ocho planes de acción tecnológicos que está previsto publicar el próximo 15 de noviembre, para articular un menú de acciones voluntarias que los países del MEF y otros emprenderán de modo unilateral y multilateral. El grupo acordó que sería útil establecer un proceso organizado para los avances de estos trabajos y para supervisar dichos avances. Se manifestó el interés por reconocer posiblemente las actividades de la Global Partnership y otras colaboraciones tecnológicas en el futuro, de acuerdo con la Convención.

 

En una cena de los asistentes a la reunión, se dijo que los países en vías de desarrollo están poniendo en marcha planes ambiciosos de reducción de las emisiones por deforestación (REDD+) y de financiación de esos esfuerzos. Se discutió sobre la necesidad urgente de aumentar la financiación internacional para ese tipo de planes, por encima de su relación con el mercado. Dicha financiación podría ser para el aumento de la capacidad, para potenciar las inversiones del sector privado y para que se amortizara por los resultados, de acuerdo con las distintas circunstancias nacionales. Se sugirió que las instituciones existentes propongan instrumentos de inversión y soluciones para mejorar la coherencia.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés