Día Mundial de la Alimentación: Puno es la cuarta región más vulnerable en alimentación

Sin embargo, el ranking de los departamentos más vulnerabilidad en cuanto a inseguridad alimentaria lo lidera Huancavelica (98%), seguido por Huánuco, (84%), Amazonas (82%) y finalmente Puno (80%).

Hoy se celebra el Día Mundial de la Alimentación y es motivo de reflexionar sobre la situación de vulnerabilidad alimentaria y déficit calórico en el país. Según el Mapa de Vulnerabilidad a la Inseguridad Alimentaria a nivel distrital elaborado por el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (Mimdes) en 2011, la región Puno es una de las más vulnerables.

Sin embargo, el ranking de los departamentos más vulnerabilidad en cuanto a inseguridad alimentaria lo lidera Huancavelica (98%), seguido por Huánuco, (84%), Amazonas (82%) y finalmente Puno (80%).

De acuerdo con el Mimdes, más de 13 millones de peruanos y peruanas no pueden cubrir sus requerimientos nutricionales con alimentos en cantidad y calidad suficiente para tener una vida saludable, es decir, el índice de vulnerabilidad a la inseguridad alimentaria en el Perú alcanza al 47.5% de la población.

A pesar del crecimiento económico sostenido que atraviesa el Perú hace varios años, no se ha avanzado lo suficiente para implementar la agenda vinculada a la seguridad alimentaria ni se han asignado los recursos necesarios para este fin.

Giovanna Vásquez, coordinadora de la Campaña Crece de Oxfam en Perú, sostiene que el diagnóstico sobre vulnerabilidad alimentaria en el país, sumado a un escenario de cambio climático y alta volatilidad en los precios de los alimentos, convierten este tema en una prioridad que debe abordarse desde los más altos niveles de decisión.

“La conformación de una comisión multisectorial para la seguridad alimentaria, así como la reciente creación de una comisión para la promoción de la dieta andina son avances importantes para enfrentar el problema. Sin embargo, hace falta más claridad del Ejecutivo para delinear e implementar la agenda de seguridad alimentaria en el país, y para ello destinar recursos públicos es clave”.

“Los cambios en los patrones de las lluvias y en las temperaturas golpean la producción de pequeños productores y productoras de papa, maíz, entre otros productos. Hay zonas del Perú donde la producción se reduce hasta en un 50%. Es urgente desplegar políticas y mayor presupuesto para impulsar una producción integrada, así como para apoyar la adaptación al cambio climático de miles de productores”, dice Vásquez.

Pero si bien el fortalecimiento de la pequeña agricultura es un elemento clave para la lucha contra el hambre y la desnutrición en el país, no hay una asignación de recursos acorde con la importancia social y económica de este sector.

http://www.losandes.com.pe/ – PNUMA – ECOticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés