Endesa aplica la agrivoltaica en sus plantas renovables en Andalucía

La compañía ha sido «pionera» en la aplicación de este concepto en España y ha empezado a devolver el uso del suelo renovable al sector primario en sus plantas fotovoltaicas de Valdecaballeros y Augusto en Extremadura.

Agrivoltaica es el nuevo concepto que Endesa aplica en sus plantas renovables en Andalucía. Se trata de un concepto que unifica la energía solar y la agricultura y que tiene como objetivo utilizar gran parte del terreno que ocupa una planta fotovoltaica para uso agrícola, la preservación de la biodiversidad y la creación de valor compartido con las comunidades locales.

«El proyecto agrivoltaico que estamos desarrollando –explica el responsable de innovación medioambiental en Endesa, Roberto Andrés– no solamente se centra en el mantenimiento o recuperación de las actividades agrícolas o ganaderas allí donde una planta fotovoltaica se ha construido o está prevista su construcción, sino que una componente muy importante del proyecto se centra en la recuperación, promoción o mejora de los ecosistemas y hábitats locales centrando los esfuerzos en la recuperación del suelo y en aquellas especies protegidas o que son vitales para el mantenimiento de los mismos o la mejora de los cultivos, como son las especies polinizadoras».

Según un comunicado, Endesa ha seleccionado para cada emplazamiento actividades específicas valorando factores como el ecosistema previo existente, el uso tradicional del suelo en cada emplazamiento, el tipo de suelo, la disponibilidad de recursos hídricos, etcétera, todo ello condicionado por las condiciones climáticas.

Para evaluar la viabilidad agronómica de las soluciones propuestas en cada planta un equipo de expertos de Endesa visitó los emplazamientos para recopilar toda la información necesaria para la correcta realización del proyecto, como las condiciones del sitio, recursos hídricos disponibles, agricultores cercanos interesados en el cultivo o en el pastoreo, información sobre cooperativas locales, cultivos tradicionales específicos, etcétera. Pero no solo hay que tener en cuenta el tipo de cultivo, sino también hay que analizar el impacto que cualquiera de las actividades agrivoltaicas pueda tener en la operación y mantenimiento de una planta fotovoltaica.

Tras este análisis Endesa ya ha plantado en Totana, de la mano del Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario (IMIDA), especies como el pimiento rojo, el brócoli, la alcachofa, el tomillo y la pitaya. La planta fotovoltaica de Las Corchas en la localidad sevillana de Carmona será la siguiente en contar con nuevas plantas entre paneles fotovoltaicos. Endesa, de la mano del Centro Tecnológico Agroalimentario de Extremadura (Ctaex), plantará en los próximos meses plantas aromáticas y medicinales como la salvia, el orégano, el romero, la lavanda o el cilantro para uso cosmético y alimentario.

Con esta iniciativa Endesa destaca que quiere mejorar la huella ambiental y generar valor a la comunidad local a través de un uso compartido del suelo en grandes plantas fotovoltaicas, potenciando así la sostenibilidad en el largo plazo de los proyectos. Además del cultivo, Endesa indica que también está implementando sinergias con pastores locales para utilizar el desbroce natural de las ovejas en las plantas fotovoltaicas. Una iniciativa que ha contado con el apoyo de la comunidad local en tanto en Totana, como en Carmona, como en las plantas fotovoltaicas de Endesa en Extremadura.

Con todas estas iniciativas Endesa subraya que se alinea con el Pacto Verde Europeo que establece una hoja de ruta clara para lograr la neutralidad climática en 2050. Este Pacto europeo está unido a políticas agrícolas que permiten la adaptación del sector primario al contexto actual. De ahí la política innovadora de Endesa en materia de sostenibilidad que permite compartir la innovación con tradición.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés