Expertos abogan por focalizar el ahorro energético en el sector residencial y el transporte para reducir demanda

Focalizar el ahorro energético en el sector residencial y transporte, incrementar el uso de energías renovables y «superar el tabú de que no se pueden subir los precios de los carburantes» son algunas de las medidas para reducir la demanda de energía en España que recoge un informe realizado por el centro de investigación Economics for energy y que ha sido presentado este jueves por el catedrático de la Universidade de Vigo, Xavier Labandeira.

Según este estudio, sólo con equiparar la media de consumo española a los países de la Unión Europea se lograría un ahorro energético anual de entre el 1,5 y 3,5 por ciento del PIB, lo que se traduciría en 16.000 millones de euros. Así, en los últimos dos años, los países del entorno de España han utilizado menos cantidad de toneladas equivalentes de petróleo para producir los mismo –152 frente a 180–.

   Labandeira ha señalado que, a pesar de que la eficiencia energética ha mejorado en España entre 2005 y 2008 debido a la desaceleración del sector de la construcción, es necesario tomar medidas para equiparar el consumo español al europeo y esas actuaciones deben centrarse en el uso de la energía en el ámbito residencial y el transporte privado, que aglutinan el 34 por ciento del gasto.

   Por otra parte, el texto pone de manifiesto que los «principales responsables» de la evolución negativa de la intensidad energética han sido la construcción de viviendas e infraestructuras, la demanda residencial –incluido el transporte privado– y los precios de la energía.

- Advertisement -

MEDIDAS

   Con esos datos, los expertos del ‘Economics for energy’ apuestan por medidas que sirvan para dirigir la actividad económica hacia acciones de alto valor añadido y bajo consumo energético, concentrar las políticas de ahorro en el sector residencial y el transporte, incrementar el uso de energías renovables y sustituir el carbón por el gas y utilizar los precios energéticos como «instrumento de control de la demanda».

   Para ello, piden «políticas más agresivas» para la reducción de la demanda en determinados sectores, ya que las campañas de concienciación «sólo rinden frutos en el medio o largo plazo». No obstante, advierten de que «hay que evitar en lo posible un efecto rebote» de esas políticas, y señalan, como posible solución, una «combinación de instrumentos».

   A ese respecto, señalan la necesidad de utilizar los precios como señales de largo plazo para los consumidores, hacer uso de códigos de edificación y equipamiento e implementar el desarrollo tecnológico en el transporte para buscar eficiencia. «Estas actuaciones deben estar acompañadas por un aumento de la penetración de energías limpias», concluye el informe.

   El ‘Economics for energy’ es un centro de investigación privado, creado en julio de 2010 y que está especializado en el análisis económico de las cuestiones energéticas. Está participado, entre otras instituciones, por Caixanova, la Universidade de Vigo, Iberdrola, Banco Santander y la Fundación Pedro Barrié de la Maza.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés