Los anillos de los árboles explican el movimiento de los trópicos desde el siglo XIII

Según Alfaro-Sánchez y su equipo, la frontera norte del cinturón tropical se ha expandido y contraído hasta cuatro grados entre el año 1203 y el 2003.

El estudio liderado por Raquel Alfaro Sánchez, investigadora postdoctoral en el CREAF, alerta de que el movimiento del límite de los trópicos originó cambios en los regímenes de precipitación con consecuencias socioeconómicas importantes para las civilizaciones pasadas. ¿Dónde empiezan y acaban los trópicos? ¿Siempre han ocupado la misma extensión? El clima en los trópicos viene dominado por el cinturón de lluvias tropicales. Un cinturón de nubes y lluvias delimitado aproximadamente por el trópico de Capricornio en el sur, y el trópico de Cáncer en el norte, pero que no es inmóvil: oscila durante el año creando una estación de lluvias y otra estación seca.

Este mes de octubre, un equipo de investigadores liderados por Raquel Alfaro Sánchez, investigadora postdoctoral en el CREAF, publicaron en Nature Geoscienceun estudio que ha medido por primera vez el movimiento del límite tropical en el hemisferio Norte durante los últimos ochocientos años. La zona intertropical ocupa de forma general una banda ancha entre los 30 grados latitud norte y 30 grados latitud sur, pero parece que no siempre ha sido así.

Según Alfaro-Sánchez y su equipo, la frontera norte del cinturón tropical se ha expandido y contraído hasta cuatro grados entre el año 1203 y el 2003. De hecho, el estudio explica que durante los últimos 800 años se han experimentado cambios sucesivos en la posición del extremo norte de los trópicos con consecuencias importantes sobre el clima. Y es que, según Raquel Alfaro, «El movimiento en el límite de los trópicos está asociado con cambios en los regímenes de precipitación, y esto puede tener grandes impactos socioeconómicos».

En este sentido, los resultados muestran que el periodo de expansión más duradero se registró entre 1568 y 1634. Este periodo coincidió con graves sequías que afectaron a diversas regiones del hemisferio Norte. A nivel social, durante este período se produjo la caída del imperio otomano en la actual Turquía, el final de la dinastía Ming en China y el casi abandono de la colonia Jamestown en el estado de Virginia, Estados Unidos, señala Alfaro-Sánchez.

Según Valerie Trouet, coautora del estudio e investigadora del Laboratory of Tree-Ring Research, University of Arizona, «es bastante probable que el cambio en el clima fuera uno de los factores que más contribuyeron a estos cambios socioeconómicos». Hace tiempo que se conoce que los trópicos no son una línea fija. Sin embargo, hasta ahora no se tenían datos de la evolución de estas fronteras geográficas invisibles antes del año 1930, que fue cuando comenzaron a utilizarse sistemas de registro científicamente precisos.

Los anillos de los árboles nos explican el clima pasado aunque no existan datos instrumentales

Para rastrear las fluctuaciones en el límite norte del cinturón tropical desde 1203 hasta 2003, el equipo se valió de la información que queda registrada año a año en los anillos de crecimiento de árboles. Se analizaron árboles situados en cinco regiones diferentes del hemisferio norte (Este y oeste de América del Norte, la meseta tibetana, Paquistán del norte y Turquía).

De esta manera, la influencia que el movimiento de los trópicos tuvo, sobre todo en el régimen de precipitaciones durante los últimos 800 años, quedó marcada en la anchura del anillo puesto que, anillos más gruesos reflejan más crecimiento, buenas condiciones climáticas sobre todo de humedad y anillos delgados condiciones de sequía y menos crecimiento forestal.

Así, Raquel y su equipo analizaron primero los anillos de los árboles desde 1930, fecha en la que comenzaron a realizarse registros meteorológicos sistemáticos y fiables. De ese modo, se pudo equiparar lo que mostraban los anillos de los árboles con los registros meteorológicos observados. Una vez evaluado el grado en el que ambos registros coincidían, se calibró un modelo estadístico y se pudo extrapolar lo que explicaban los anillos de crecimiento de los árboles en etapas anteriores en las que no existían aún registros.

A parte de detectar la expansión del límite tropical de finales del siglo XVI, los anillos mostraron que los trópicos se contrajeron sistemáticamente, hasta 1.56 grados de latitud en el hemisferio Norte, tras erupciones volcánicas muy virulentascomo la del volcán Tambora en 1815. La explosión de este volcán, situado en la Indonesia actual, emitió aerosoles y partículas que filtraron la radiación solar y enfriaron el planeta durante 1816, un año conocido como “el año sin verano”.

Para más información: Creaf

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés