Tajo-Segura, los regantes ‘sacan humo’

El representante de los regantes de Alicante, Murcia y Almería que dependen de la transferencia de agua intercuencas ha manifestado  que son los regantes precisamente los primeros interesados en que se mantenga el buen estado del recurso hídrico.

El presidente del Sindicato de Regantes del Tajo-Segura, Lucas Jiménez, confía en que el Gobierno finalmente recupere «la cordura» y no modifique ni los caudales ecológicos del río Tajo ni las reglas de explotación del trasvase para poder llegar finalmente, ambas partes, a un acuerdo satisfactorio que no altere el buen estado del río.

Sin embargo, asegura que los regantes y distintos colectivos lucharán para que el Gobierno cese en su intención de «arruinar a tres regiones de España sin necesidad alguna», más ahora que llegarán los fondos europeos de recuperación, transformación y resiliencia. Por ello, los regantes se manifestarán el próximo lunes, 24 de mayo, frente a la sede del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico para exigir una rectificación y que se atienda a sus demandas.

El Gobierno ha anunciado su previsión de aumentar el caudal ecológico del río Tajo en algunos de sus tramos y la intención de rebajar de 38 a 27 hectómetros cúbicos la transferencia de agua al Segura cuando los embalses de cabecera se encuentren en situación de nivel 2. Jiménez ha destacado además la falta de interlocución con la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, con la que asegura que «nunca» han hablado los regantes ya no desde que es vicepresidente, sino desde que es ministra. «Como organización no hemos tenido contacto nunca con ella», ha aseverado.

- Advertisement -

Diferente es la situación con el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, del que dicen que «tiene las mismas tesis que su ministra», pero con quien han mantenido «muchas» reuniones y con buena relación. No obstante, confían en que todo se va a solucionar porque «está en juego mucho. En concreto, ha precisado que la propuesta del Gobierno supone una reducción del agua de la que disponen en la actualidad en un 45 por ciento.

Esa reducción es la que les hace «salir a la calle y protestar», ya que según subraya, les preocupa enormemente tanto el incremento del caudal hidrológico en el Tajo como la rebaja de 38 a 27 hectómetros cúbicos del trasvase. «Son 93 hectómetros cúbicos de agua en total que desaparecerían de golpe y que representan entre el 45 y el 46 por ciento de lo que nos llega de media para regadío al año», alerta el presidente de los regantes.

Por eso, ha vuelto a hacer hincapié en que espera que «medie la cordura» y se ponga consideración de Estado a esta cuestión sin poner mayor énfasis en una comunidad autónoma o en otra, respetando las masas de agua y buscando que se realice un uso socialmente responsable de los recursos de un río que es español y pasa por varias comunidades autónomas, pero también internacional al cruzar la frontera lusa.

«No es el momento de que el Gobierno proceda a este cambio de caudales y de las reglas del trasvase. Hay que postponer esta decisión al menos hasta que se termine la planificación hidrológica que está en elaboración», ha insistido. La situación que consideran perjudicial para sus intereses les ha llevado a ponerse en marcha y el pasado sábado los regantes celebraron una tractorada en 17 municipios de las 3 provincias afectadas por el recorte de agua y, el próximo lunes se manifestarán desde IFEMA Madrid hasta la sede ministerial en la plaza de San Juan de la Cruz de Madrid.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés