Moda sostenible: minimiza el uso de recursos

  • ¿Quieres más razones para optar por la moda sostenible? ECOticias.com - ‘El Periódico Verde’ te da unas cuantas.

Comparte esta noticia!

La ropa confeccionada de forma tradicional es parte de una industria que destaca por la utilización masiva de recursos, muchos de los cuales son mal empleados, desechados, contaminados, etc.: papel de patrones, agua para tintes, energía para la maquinaria, combustibles para los traslados y mucho, muchísimo más.

Todo ello va en detrimento de la huella de carbono de cada prenda, que a su vez influye directamente en la de quien la adquiere. Para cortar este círculo vicioso de polución ambiental y falta de sostenibilidad, es necesario olvidarse por completo de la moda rápida y buscar otras alternativas.

Diseño

Hay una moda sostenible que se diseña de tal modo que además de no contaminar y emplear materiales reciclables y biodegradables, en su confección no se consumen más recursos que los mínimos imprescindibles. De hecho, hay ropa que ya ha logrado la etiqueta y certificación de “cero desperdicio”.

Un buen ejemplo de ello son las camisetas de algodón sostenible.

Entre las medidas que se toman para prevenir el desperdicio está la de que los patrones “casen” entre sí para evitar sobrantes de tela, usar los restos de forma creativa (lazos, adornos, etc.), crear ropas con pocas piezas y/o dar “movimiento” a las telas al cortarlas, para diseñar prendas más versátiles.

Ropa local

Teniendo en cuenta que la huella de carbono de las telas con las que se fabrica la ropa en general, suele ser bastante alta (por la maquinaria que se necesita para tejerlas, los teñidos o el transporte de las mismas), cuantos menos gases se emitan en la confección y venta de cada una de las prendas, mejor será para el medioambiente.

PUBLICIDAD

Comprar localmente evita intermediarios que aumenten los costos sin aportar nada. Además, al no necesitar traslados hasta los puntos de venta masivos se economiza en transporte y cada compra es una ayuda muy importante, para que la comunidad prospere. Y muchas veces las prendas locales y de producción sostenible son más baratas.

Ropa duradera

A la ropa que ya tenemos podemos hacerle arreglos, rejuvenecerla, modernizarla o darle una segunda vida, algo que también es una de moda sostenible, especialmente cuando reciclamos prendas fabricadas con telas “de las de antes”, cuya durabilidad se aproxima a lo eterno. Y si vamos a comprar ropa nueva, elijamos las que están confeccionadas con materiales con una vida útil prolongada.

Segunda mano

Cada vez que compramos una prenda de ropa de segunda mano estamos asegurándonos, de que algo que podría acabar en los vertederos está teniendo otra oportunidad de ser útil. Y sea la prenda que sea, tenemos que preocuparnos de cuidar nuestra ropa, reparándola, quitándole las manchas o reciclándola.

PUBLICIDAD

Por Sandra MG para ‘El Periódico Verde’

Comentario/s

Deja tu comentario