BMW termina la conversión de su planta de Munich para adaptarla al i4

Tal como ha informado la marca alemana, después de seis semanas de trabajo, las instalaciones ya han podido reanudar su actividad productiva en serie y alrededor de 5.000 empleados han regresado a sus puestos.

La firma automovilística BMW ha terminado «con éxito y según lo programado» la reconversión de su factoría de ensamblaje de Munich (Alemania) con el objetivo de adaptarla para la llegada del nuevo modelo eléctrico i4, lo que supuso una inversión de 200 millones de euros.

«Hemos completado la reestructuración y la conversión integral de la planta con éxito, según lo programado y sin complicaciones. Nuestra planta ahora puede fabricar el BMW i4 totalmente eléctrico en la misma línea que los vehículos de diésel, de gasolina e híbridos», ha asegurado el director de la planta, Robert Engelhorn.

Con una inversión de 200 millones, la planta ahora está capacitada para la llegada del nuevo i4. Sin embargo, en 2015 y en 2018 ya se habían invertido unos 700 millones en la factoría para instalar un nuevo taller de pintura que ahorra recursos y para ampliar el taller de carrocería para la producción del Serie 3.

«La planificación y la preparación sobresalientes, así como la colaboración perfecta entre los numerosos socios internos y externos permitieron que pudiésemos preparar la planta de BMW en Munich para la movilidad del futuro en solo seis meses», ha reivindicado Engelhorn.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés