El futuro según BMW

BMW ha anunciado oficialmente que producirá en serie un coche deportivo híbrido enchufable (plug-in). Este modelo estará basado en el Concept Vision que se presentó en Frankfurt en 2009 y sus primeros prototipos ya están acumulando kilómetros de pruebas. Además de su avanzada tecnología, el modelo de producción heredará del espectacular concept sus revolucionarios rasgos estéticos. Llegará al mercado en 2013.

Cuando BMW presentó el inolvidable Concept Vision Effcient Dynamics en el Salón de Frankfurt de 2009, la marca alemana ya declaró que ese modelo era un laboratorio rodante de nuevas soluciones que en poco tiempo se aplicarían a un automóvil de producción. Ahora ha llegado la confirmación oficial de la fabricación de este coche y su fecha de lanzamiento: 2013. Y la marca alemana nos ha mostrado algunas fotos y datos del primer prototipo en Leizpig.

Estos coches ya han recorrido 60.000 kilómetros de pruebas, una cantidad todavía muy baja para cualquier nuevo modelo, y todavía más en el caso de uno tan novedoso. Los ingenieros de desarrollo así lo admiten: “Estamos en los comienzos del desarrollo y todavía falta por establecer cosas básicas, como qué tipo de propulsión será el más apropiado para todos los mercados donde tenemos la intención de vender al coche», en palabras de Klaus Draeger, Jefe de Investigación y Desarrollo de BMW. «El actual motor diesel podría pasar a ser un propulsor gasolina. Y además de estas cuestiones, hay que invertir tiempo en la puesta en marcha los nuevos procesos de producción y revisar todo su diseño, para que sea compatible con todos los estándares de seguridad”.

En esta primera fase, se está probando un motor turbodiésel de tres cilindros y 1.5 litros que rinde 161 CV. Este propulsor de combina con otros dos motores eléctricos, uno sobre cada eje, pudiendo el trasero (de 110 CV) mover el coche por sí solo. Entre los tres suman una potencia total de 328 CV (241 Kw). La caja de cambios es de doble embrague y seis velocidades. Y la tracción puede ser trasera o total. Un sistema “inteligente” coordina el funcionamiento de los motores según las necesidades del conductor, además de gestionar la energía que los propulsores producen cuando actúan como generadores.

Con un peso ligero, un increíble Cx: 0,22 y toda esta tecnología, este híbrido puede combinar unas prestaciones de deportivo (0-100 km/h en solo 4,8 segundos) con un consumo y emisiones ridículos: 3.76 l/100 Km y 99 gramos por kilómetro de C02 (1,3 l/100km y 33 g/km de CO2 con el sistema de medición EU-PHEV ECE-R101). La autonomía es de 50 kilómetros en modo exclusivamente eléctrico y 700 con el tanque de combustible (de sólo 24 litros) lleno.

BMW ha optado por montar una batería de ion-litio de 10kW, que además de alimentarse con la electricidad producida por los generadores y la recuperada en forma de energía cinética en las frenadas, puede recargarse en un enchufe convencional en dos horas y media, según la marca.

Texto: Fernando Carrión – http://www.coches.net/

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés