Actualizar

lunes, junio 5, 2023

Denuncian la falta de transparencia del Consejo de Seguridad Nuclear en su visita a Huelva

A pesar de que Greenpeace es uno de los denunciantes que ha motivado el paso esta semana por Huelva del comité Euratom (de la Dirección General de Transportes y Energía de la Comisión Europea), tanto este organismo europeo como la Administración española han ocultado a los ecologistas y a la ciudadanía la visita. En un ejercicio de absoluta falta de transparencia sólo se han reunido y tenido en cuenta las explicaciones de la empresa Fertiberia, el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) y otras instituciones públicas.

Tanto Greenpeace como otras organizaciones ecologistas, movimientos ciudadanos de Huelva y científicos han denunciado desde hace años la catástrofe sanitaria y ambiental que sufre la ciudad, con las tasas de mortalidad por cáncer más altas de España. Estas afirmaciones están apoyadas en estudios como los del CRIIRAD, el Ayuntamiento de Huelva o el informe Esturión y del Servicio Andaluz de Salud de la propia Junta de Andalucía. Hay que añadir el elaborado recientemente por la Universidad de Huelva y por médicos del hospital Juan Ramón Jiménez que alertan de «niveles significativos» de uranio 238 acumulados en el organismo de trabajadores del Polo Químico de Huelva.

Los técnicos de Euratom sólo han evaluado la metodología de control de la radiactividad de las balsas y del CRI-9 que lleva a cabo el CSN y otras instituciones públicas. No han efectuado analíticas propias ni analizado los vertidos o lixiviados que van a parar a las aguas de la ría de Huelva. A pesar de ello, Greenpeace considera que tanto las Administraciones involucradas en el problema como el organismo europeo se han erigido como juez y parte y determinan que no existe ningún problema de contaminación radiactiva en la zona, con lo que demuestran su total desprecio por la ciudadanía que reclama soluciones inmediatas.

“De nuevo se nos vuelve a plantear que no existen problemas en Huelva. La elevada mortalidad por cáncer es consecuencia, como afirman las autoridades andaluzas, de los malos hábitos de los onubenses. Este desprecio por la ciudadanía es una temeridad que pasará factura a sus responsables”, ha declarado Julio Barea, responsable de la campaña de Contaminación de Greenpeace.

Ante este nuevo atropello por parte de la Junta de Andalucía y Ministerios de Medio  Ambiente e Industria, Greenpeace está estudiando interponer una denuncia ante la Comisión Europea y el Parlamento Europeo por la forma en que se ha llevado a cabo esta visita y exigir una inspección con la toma de analíticas por un laboratorio independiente.

 

Greenpeace

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés