El zorro ártico, la tortuga laúd o el koala, están entre las especies más amenazadas por el cambio climático

El informe, ‘Especies y Cambio Climático’, se centra en diez especies, que incluyen la ballena beluga, el pez payaso, el pingüino emperador, un aloe sudafricano, la foca anillada, el salmón y el coral cuerno de ciervo, que ponen de manifiesto como afecta negativamente el calentamiento del planeta as la vida marina, terrestre y de agua dulce.

   «Los humanos no son los únicos cuyo destino está en juego aquí en Copenhague -algunas de nuestras especies favoritas están también viéndose afectadas por nuestras emisiones de CO2 — señala la coautora del informe Wendy Foden–. Este estudio debería servir como llamada de atención a los gobernantes para hacer promesas reales de reducción de emisiones de CO2 si queremos evitar un drástico cambio del mundo natural. Sencillamente, no tenemos tiempo parta esquemas políticos. Necesitamos un fuerte compromiso y lo necesitamos ahora».

   Las especies polares se están viendo afectadas por la pérdida de hielo debido al calentamiento global, según detalla el informe, que resalta que la foca anillada se está viendo forzada a migrar más al norte, mientras que el pingüino emperador, altamente adaptado a las condiciones del antártico, se encuentra en una situación similar.

   Además, la tundra ártica, de la que depende el zorro ártico, está desapareciendo, y a medida que el hábitat cambia de tundra a bosque, el zorro rojo, que compite con el ártico, se mueve más al norte, reduciendo el territorio del primero. La ballena beluga del Ártico está probablemente afectada por el cambio climático tanto por la pérdida de hielo como por la consecuente dificultad para encontrar presas.

   «La gente corriente no tiene menos poder para parar estas trágicas pérdidas -resalta uno de los responsables de la organización, Simon Stuarr–. Pueden cortar sus propias emisiones de CO2 y exigir acciones a sus gobernantes para cambiar el pronostico que arroja el cambio climático».

   Pero los impactos del cambio climático no se reducen a las regiones polares, En más áreas tropicales, los corales de cuerno de ciervo, que abarcan 160 especies, están severamente afectadas por la subida de la temperatura del mar y la acidificación que daña su esqueleto. Los peces payaso, más conocidos gracias a la película ‘Buscando a Nemo’, son también víctimas de la acidificación, al igual que el salmón.

   El icono australiano, el Koala se tiene que enfrentar a la malnutrición debido al incremento de los niveles de Co2 de los eucaliptos y la tortuga laúd se ve afectada por la subida del nivel del mar y las tormentas. Al aloe sudafricano le afecta, por su parte, el stress hídrico que vive el continente.

   «Muchas de las especies señaladas ya se encuentran en la lista roja de la IUCN debido a otras amenazas -señala otro de los responsables de la organización, Jean-Christope Vié–. Otras no lo están, pero lo estarán pronto si se materializan los efectos del cambio climático. Para una larga proporción de la biodiversidad, el cambio climático es una amenaza mayor y adicional».

ticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés