Playas con personalidad

La costa de San Sebastián es uno de los destinos vacacionales más atractivos de España. Nombrada Capital Europea de la Cultura en 2016, la ciudad es reconocida a nivel internacional por sus playas urbanas. El litoral tiene una longitud de seis kilómetros, desde la playa de Sagües hasta el famoso Peine del Viento.

   Protegida por los montes Igeldo, Urgull y Ulía, Donostia es una ciudad abierta al mar y con gran tradición turística y gastronómica. A lo largo de su costa nos podemos encontrar con cuatro playas, cada una con su propia personalidad. Unas más elegantes y más tranquilas y otras más juveniles que invitan al deporte, la contemplación o el paseo rodeados de unas maravillosas vistas.

   El conjunto formado por las playas de Ondarreta y la Concha, con la Isla de Santa Clara que se levanta en el medio de la bahía, es una de las imágenes más identificables de la ciudad. Otras de las playas de la ciudad es la de Zurriola, conocida internacionalmente por las ventajas que ofrece para la práctica del surf.

LA PLAYA URBANA MÁS FAMOSA.

   La Bahía de La Concha, bordeada por su característica barandilla, es el símbolo turístico de San Sebastián. En el centro de la bahía se encuentra la perla de la Concha, que es la Isla de Santa Clara.

   La playa de la Concha es el icono de una ciudad y un paradigma de playa urbana. Es la más conocida de todas y la más importante del País Vasco. Es única por sus paisajes y su arena blanca y fina.

   Tiene una longitud media de 1350 metros, una anchura media de 40 metros y una superficie media de 54000 metros cuadrados. Está ubicada al oeste de la desembocadura del río Urumea, separada del mismo por el monte Urgull.

   Su poca profundidad provoca que el recorrido de las mareas a menudo limite la superficie útil para los veraneantes y usuarios de la misma.

   La Concha ha sido elegida la tercera mejor playa de España por tener uno de los mejores paseos marítimos, mientras que ocupa el undécimo lugar del ranking de las mejores playas europeas, en el listado de los Travellers Choice Playas 2013, presentado por TripAdvisor.

UNA ISLA EN LA BAHÍA.

   Pocas ciudades española pueden presumir de tener una isla en plena bahía y San Sebastián es una de ellas. La isla de Santa Clara es otra de las playas con encanto con las que cuenta la ciudad.

   De apenas 30 metros de longitud, su pequeña superficie queda a merced de las mareas. Sin embargo, a pesar de su tamaño esta playa dispone de todos los servicios de una playa tradicional (duchas, servicio de socorrismo, etc).

   Puede disfrutarse de su pequeña playa con vistas a la ciudad, de los paseos hasta el singular edificio del faro en la cima del islote, de los senderos con sus merenderos o los cafés en la terraza del bar. Además, su cercanía a la bahía hace posible el acceso a nado o con embarcaciones durante todo el año.

   Esta singular isla fue declarada Centro Histórico de Interés Nacional hace 40 años. Y aunque ahora se trata de una isla dedicada al baño, al turismo o incluso a la pesca deportiva, a finales del siglo XVI los contagiados por la peste que en esa época asolaba a la capital guipuzcoana fueron trasladados a la isla.

PLAYA DE ONDARRETA.

   Esta playa, de uso más familiar, es la más occidental de todas las playas donostiarras y la de menor longitud. Ofrece más de medio kilómetro de longitud y 100 metros de ancho de arena donde tumbarse al sol.

   Los días en los que los temporales azotan el litoral, las aguas de Ondarreta son todo un atractivo para los ‘bodyboarders’ y surfistas, aunque éstos últimos se han trasladado a la playa de Zurriola.

   El paseo marítimo de Ondarreta, que bordea la playa, dispone de varios tramos con la famosa barandilla de La Concha, mientras que otros están abiertos a la playa. Además, los visitantes pueden disfrutar de su ubicación, entre el Monte Igeldo y los jardines del Palacio Miramar, en los que se encuentra una escultura de comienzos del siglo XX de la reina María Cristina.

LA PLAYA DE LOS SURFEROS.

   A diferencia del carácter tranquilo y elegante del resto de playas de San Sebastián, la de Zurriola es mucho más juvenil. Se encuentra en pleno barrio de Gros, entre los cubos del Kursaal y el Monte Ulía.

   Es la playa con más movimiento y ambiente surfero de Donostia. Se ha convertido, desde su remodelación a mediados de los noventa, en el destino favorito de surfistas y jóvenes de todo el mundo, por ello es muy típico encontrar campeonatos y cursillos de surf.

   Además, también se ha usado como escenario de algunos conciertos del Festival de Jazz de San Sebastián.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés