Actualizar

viernes, marzo 24, 2023

Absolutamente todo sobre las especies invasoras

En cuanto una especie pone “el pie” en una nueva región se la conoce como especie exótica. La mayoría de exóticas no duran mucho tiempo en el nuevo territorio, no logran conquistarlo, porque el clima y las características del medio son diferentes a su casa.

Absolutamente todo sobre las especies invasoras. De forma natural, los animales y las plantas van conquistando nuevos espacios a través de las migraciones o la dispersión de las semillas, entre otros mecanismos. En estos casos, el desplazamiento a lo largo de los años es de unos pocos kilómetros, pero puede multiplicarse cuando aparece un nuevo factor en juego: la especie humana.

Los Homo sapiens hemos hecho viajar miles y miles de kilómetros a algunas especies de fauna y flora en la naturaleza y las hemos introducido en regiones muy alejadas de su punto de origen. Por poner un ejemplo, la avispa asiática viajó casi 15.000 km, desde China hasta Burdeos, transportada por mar en un cargamento de cerámica. Fuera de un mundo globalizado esto probablemente nunca hubiera pasado.

El problema es que en las últimas décadas el mayor intercambio de mercancías y personas, la internacionalización de la economía, el cambio climático y la artificialización del paisaje han acelerado enormemente el ritmo de introducción de especies exóticas, multiplicando al mismo tiempo la probabilidad de que algunas de ellas sean capaces de conquistar el nuevo espacio, se establezcan y acaben provocando impactos. Cuando esto ocurre, hablamos de que la especie exótica ha pasado a ser una especie invasora.

De exótica a invasora en 3 pasos

El camino para que una especie exótica pase a ser invasora tiene tres estadios:

  1. INTRODUCCIÓN: Algunas especies exóticas se introducen en el medio natural, donde pueden reproducirse de forma ocasional.
  2. ESTABLECIMIENTO: Algunas de estas especies logran establecer poblaciones en el territorio receptor que se van manteniendo sin intervención humana alguna.
  3. EXPANSIÓN E IMPACTO: Algunas de estas especies naturalizadas o establecidas son invasoras, porque consiguen expandirse por el territorio receptor gracias a una gran capacidad reproductiva y de dispersión. En este proceso de expansión, algunas de estas especies pueden causar importantes impactos ecológicos y socio-económicos.

Impactos de las especies recién llegadas

Las especies invasoras, aunque muchas no prosperen en un territorio, tienen repercusiones sobre las especies nativas que viven en ellas, porque acaban compitiendo por los recursos –como puede ser el agua y la comida o las madrigueras–, pueden transmitirlos enfermedades, emparejarse con ellas y crear especies híbridas o directamente ser depredadoras en la naturaleza. Absolutamente todo sobre las especies invasoras.

Conocido es el caso de las serpientes que han llegado a Baleares y están acabando con las poblaciones de lagartija de las Pitiusas, una especie endémica de las islas, porque se las comen. Al mismo tiempo, las especies invasoras pueden afectar a los ecosistemas en los que viven, cambiándoles la estructura y el funcionamiento –cuando intervienen en sus ciclos naturales, como es el del agua, por ejemplo.

Sin embargo, las especies recién llegadas pueden ir un paso más allá y no sólo afectar a la biodiversidad y al funcionamiento de la naturaleza, sino que también pueden tener repercusiones sobre la economía, la sociedad y la salud humana. Algunos de los casos más conocidos son las pérdidas en cosechas de manzana por culpa del caracol del género Pomacea, las infecciones causadas por el mosquito tigre (Aedes albopictus) en sumideros de agua y por picaduras a personas y las obturaciones en algunos ríos que ha producido el coipú (Myoscastor coypus).

Caracol manzana (Pomacea maculata), invasora localizada en el delta del Ebre. Foto: Jess Van Dyke, Wikimedia Commons.
Caracol manzana (Pomacea maculata), invasora localizada en el delta del Ebre. Foto: Jess Van Dyke, Wikimedia Commons.

Para realizar un seguimiento del estado de las invasiones biológicas en Catalunya el Departamento de Acción Climática, Agenda Rural y Alimentación hace años que tiene en marcha un programa de monitoreo llamado EXOCAT, que coordinamos desde el CREAF y que ha presentado datos recientemente: Catalunya gana 631 especies exóticas en 10 años, 21 de ellas invasoras.

Gestión de las invasoras

Ante la creciente llegada de especies exóticas, los organismos de gobierno de cada país han tenido que priorizar una serie de estrategias para evitar su expansión y/o impactos. En primer lugar, se favorece el control de las especies que ya se han establecido en el territorio, sobre todo de aquellas que tienen impactos graves, para evitar que aún lleguen a más zonas y las acaben perjudicando también.

Es lo que ocurre con la rápida expansión de la avispa asiática y su repercusión sobre las poblaciones de abeja de la miel. En esta línea, en 2013 se aprobó en España un Real Decreto 630/2013 que regula el Catálogo español de Especies Exóticas Invasoras.

En este catálogo se recogen todas las especies invasoras que pueden ser amenazadas y prohíbe por ley su posesión, transporte, tráfico y comercio. Sin embargo, una vez que la especie ya está establecida y reproduciéndose, no vale la pena dedicar esfuerzos a su erradicación, porque es casi imposible que sea exitosa. Son muy puntuales los casos en los que un protocolo de erradicación ha sido fructífero y suelen estar en territorios aislados como las islas.

Muy difícil controlarlas, el caso de Catalunya

Si una vez la especie ha empezado a expandirse por una región, es muy difícil controlarla, ¿qué podemos hacer ante las invasiones?. Prevenirlas. Desde la ciencia se hace énfasis en que la mejor estrategia por no tener especies invasoras es evitar que lleguen. Por este motivo, los científicos y científicas de la EXOCAT apuestan por realizar un seguimiento activo de las exóticas que se han introducido en Catalunya y las que potencialmente podrían llegar. Una de las herramientas que se ha puesto en marcha para ello es una red catalana de observatorios que se han constituido en varias zonas del país para avisar ágil y rápidamente cuando se detecta un nuevo animal, planta, alga u hongo.

Riqueza total de especies exóticas en Catalunya (2021) en cuadrantes de 10×10 km. Fuente: EXOCAT.

Por último, no podemos olvidar que en ningún caso la llegada de invasiones es culpa de los animales, plantas, etc. en sí mismos, sino de las personas que propiciamos su llegada. Recordemos que en los últimos 10 años en Catalunya sólo 42 taxones exóticos llegaron sin ayuda, frente a los 70 que llegaron en mercancías, los 443 entre contaminantes y los 1134 por escape; con una predominancia de plantas, que se exportan a Europa como ornamentales desde de países tropicales. Absolutamente todo sobre las especies invasoras.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés