Actualizar

miércoles, febrero 8, 2023

Moraleja de la catástrofe ecológica en el Golfo de México

La economía mundial actual depende de los proveedores de petróleo, gas y carbón – con consecuencias fatales. No sólo por los riesgos para el medioambiente, sino también para poder brindar una seguridad de abastecimiento, el mundo debe despedirse cuanto antes de las energías fósiles. Sin embargo, introducir una nueva economía energética significaría también un riguroso cambio de actitud.

Alemania neutral en CO² hasta el 2050

„Con la catástrofe en el Golfo de México quedó en claro que la utilización de energía tiene un alto costo. Especialmente cuando se trata de fuentes de energía localizadas en sistemas ecológicos cada vez más sensibles,” opina Felix Matthes.
El experto del Öko-Institut en Berlín es el responsable del estudio “Blueprint Germany”, realizado por encargo de la Organización Internacional para el Medioambiente WWF – “World Wide Fund for Nature”. Este estudio recientemente publicado muestra de qué manera Alemania puede llegar a reducir la expulsión de gases de efecto invernadero hasta el año 2050, de modo de llegar a ser prácticamente neutral en CO². Para ello no habría ni que disminuir el nivel de calidad de vida, ni tampoco el crecimiento económico. Sin embargo, para poder alcanzar esta meta es necesario invertir en energías renovables y en eficiencia energética. Pero, a largo plazo, se trata de dinero bien invertido, dice Matthes:

“Al disminuir el consumo de energía no solamente haremos algo bueno por medioambiente, sino que seremos menos vulnerables a crecientes precios de energía.”

Mejor clima y más trabajo

Según David Cadman, presidente de ICLEI, la red internacional de ciudades y comunas para un desarrollo sustentable, el cambio hacia las energías renovables tiene otra gran ventaja: “Aún no terminamos de comprender que al adoptar una economía ‘verde’ y realizar trabajos ‘verdes’ se crean muchos más puestos de trabajo. Por ejemplo, en las áreas de eficiencia en la construcción, energía solar o eólica, medios de transporte público, etc.”
También Cindy Baxter, de la organización ambientalista Greenpeace, opina que de hecho cada uno de nosotros sabe que no hay ninguna otra alternativa que la economía verde:

“Tenemos que salir de la dependencia del petróleo. La meta de las negociaciones climáticas debe ser la de alcanzar una convención climática que reduzca nuestra dependencia de las fuentes de energía fósil y que nos lleve hacia un futuro energético limpio.”

Transición de política energética a política climática

Según el experto en energías renovables Felix Matthes, la catástrofe en el Golfo de México deja en evidencia que el cambio climático en sí mismo es la catástrofe ecológica más grande de todas y afirma:

“Hasta ahora nos hemos pasado discutiendo de qué manera se puede integrar la política ambiental a la política energética. En el futuro la política energética no será más que un aspecto de la política climática.”

Autor: Helle Jeppesen / Valeria Risi

Editor: Enrique López Magallón

http://www.dw-world.de

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés