Un envase mantiene crujientes los alimentos más tiempo

La empresa de base tecnológica (EBT) Biogolden Solutions ha diseñado un nuevo tipo de envase que permitirá prolongar la vida útil de los alimentos crujientes al mantener sus propiedades alimentarias, de forma que este tipo de envoltorio responde a las necesidades de la línea de aperitivos vegetales y frutas crujientes desarrolladas por esta misma entidad.

 Según informa la Fundación Descubre a través de una nota, la característica principal de estos alimentos como tomates, cebollas, calabacín, pimiento o patata es su bajo contenido en humedad, inferior al cinco por ciento, fruto de un proceso de deshidratación, que permite conservar intactas sus propiedades nutricionales sin necesidad de añadir conservantes. Presentan igualmente una textura microporosa como parte del proceso de disecado.

   Sin embargo, estos microporos confieren a los alimentos una mayor superficie de absorción que los hace extremadamente delicados a la humedad ambiental y a la oxidación de manera que, una vez que han sido sacados de su envase, no pueden mantenerse crujientes por mucho tiempo.

   El director de Biogolden, Antonio Rodríguez Fajardo, ha señalado que la nueva tecnología consiste en conservar el alimento en una bolsa de plástico que actúa como barrera al oxígeno y, a su vez, introducida en un bote de aluminio, que evade la luz, al que se incorpora un absorbedor de humedad. «Al cerrar el bote herméticamente, el absorbedor retira la humedad residual de manera que, a pesar de abrirlo varias veces, el producto conserve sus propiedades», según Rodríguez.

- Advertisement -

   Esta protección frente a los agentes externos, unido a los bajos niveles de humedad, frena la acción de las bacterias «impidiendo que se desarrollen microorganismos que afecten a la conservación del producto no siendo necesarios, por tanto, el uso de añadidos químicos». El sistema de envasado está especialmente indicado para la línea de alimentos texturizados «en formato de sabores puros», es decir, que vayan a ser consumidos en varias veces combinados con otros ingredientes «a la carta».

   «Se trata de un desarrollo a la medida de productos especialmente delicados como los vegetales crujientes. De ahí que ofrezca todas las ventajas y que, al mismo tiempo, su utilización resulte complicada en otro tipo de alimentos». No obstante, aunque estos pueden conservarse durante años con esta forma de envasado, es «inevitable» que «cuanto más se abra el bote, más tiempo permanezca abierto y más se prolongue su apertura desde la primera vez que se quita la tapa antes se perderán sus propiedades».

 

INNOVAticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés