Las sondas gemelas GRAIL se estrellan contra una montaña del polo norte lunar

Según ha explicado la NASA, cincuenta minutos antes del impacto, las naves espaciales, conocidas como Ebb y Flow, dispararon sus motores hasta que el propulsor se agotó.

La NASA ha confirmado que la misión de las sondas gemelas GRAIL, que esta madrugada se estrellaban contra la superficie de la Luna, ha concluido con éxito. Así, tal y como estaba previsto por el equipo, las naves chocaron contra el satélite a las 00.28 horas y a las 00.29 horas, respectivamente, a una velocidad de 1,7 kilómetros por segundo.

   Según ha explicado la NASA, cincuenta minutos antes del impacto, las naves espaciales, conocidas como Ebb y Flow, dispararon sus motores hasta que el propulsor se agotó. La maniobra fue diseñada para determinar con precisión la cantidad de combustible restante en los tanques. Esta parte de la misión ayudará a los ingenieros de la NASA a validar modelos de ordenador de cara a mejorar las predicciones de las necesidades de combustible para las misiones futuras.

   El director del proyecto, David Lehman, ha explicado que «Ebb encendió sus motores durante 4 minutos, 3 segundos, mientras que Flow lo hizo durante 5 minutos 7 segundos». Según ha indicado, «es una final importante para una misión llena de ciencia e ingeniería, con la que se espera obtener un gran número de datos».

   Gran parte del material a bordo de cada nave se rompió en la energía liberada durante la los impactos y la mayor parte de lo que quedó ‘en pie’ está enterrado en cráteres poco profundos, ha apuntado Lehman.

   Lanzadas desde Cabo Cañaveral el 10 de septiembre de 2011, las sondas Ebb y Flow recorrieron más de 4 millones de kilómetros hasta llegar a la órbita de la Luna el 1 de enero de 2012. Su altitud se redujo a 23 kilómetros en la segunda parte de la misión, que comenzó el pasado 30 de agosto, y hasta han llegado a situarse a unos pocos kilómetros de los puntos más altos de la Luna.

   La misión de estas sondas gemelas era auscultar la corteza y el núcleo del satélite para comprender mejor su estructura. En este tiempo, han ayudado en la elaboración de un mapa gravitatorio lunar y que ha permitido revelar un gran número de características del paisaje lunar con gran detalle.

   La NASA ha destacado que gracias a estas naves gemelas, los expertos pueden conocer mejor cómo se formaron los mundos rocosos del Sistema Solar.

   Del mismo modo, la agencia espacial estadounidense ha señalado que el impacto se ha producido en una montaña, de algo más de dos kilómetros de altura, en el polo norte lunar. La NASA ha decidido llamar a esta zona Sally K. Ridem, en homenaje a la primera mujer estadounidense que viajó al espacio y que, hasta su fallecimiento el pasado mes de julio, fue parte del equipo de la misión GRAIL.

innovaticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés