Japón podría acoger el colisionador de partículas lineal

El físico, y miembro del consejo, Barry Barish, ha destacado la confianza de Japón en la actualidad, en una etapa en la que Europa y Estados Unidos luchan por salir de «la peor crisis económica en décadas».

Expertos del consejo internacional que decide la sede del futuro colisionador de partículas lineal (ILC), ha apostado por Japón como principal candidato a albergarlo, según ha informado la revista ‘Nature’. El país asiático ha estado apostando muy fuerte por ser sede de un proyecto científico a nivel internacional, desde que perdió ante Francia en la candidatura para acoger el prototipo de reactor de fusión ITER en 2005, y, ahora, parece que va a conseguirlo.

   El físico, y miembro del consejo, Barry Barish, ha destacado la confianza de Japón en la actualidad, en una etapa en la que Europa y Estados Unidos luchan por salir de «la peor crisis económica en décadas». «Japón se ha convertido en la gran esperanza para el futuro de la física de partículas», ha indicado.

   El proyecto del ILC consiste en una pista de 31 kilómetros de longitud de cavidades superconductoras que pueden acelerar partículas a energías de hasta 500 gigaelectronvoltios antes de chocar entre ellas. La energía de las colisiones debe proporcionar una breve visión de las partículas más pesadas, que luego se desintegran rápidamente en el interior de uno de los dos detectores.

   Se trata de un método similar al utilizado en el acelerador de partículas el Gran Colisionador de Hadrones circular (LHC), situado en la Organización Europea de Investigación Nuclear (CERN) de Ginebra (Suiza). A principios de este verano, los investigadores del LHC descubrieron el Bosón de Higgs , una parte central del mecanismo que dota a otras partículas con masa.

   En este sentido, los científicos han explicado que la visión del LHC del Higgs está «oscurecida» por el hecho de que utiliza partículas compuestas de quarks, que producen un aerosol sucio de escombros. Así, han explicado que el ILC usaría electrones y anti-electrones, que son partículas fundamentales y darían una señal mucho más limpia del Higgs.

   Para los científicos la única desventaja del ILC es su enorme coste, valorado entre los 7.000 a 8.000 millones de dólares, de ahí que haya tenido dificultades para obtener el apoyo de los gobiernos. De hecho, la recesión mundial ha hecho que el dinero necesario para la investigación y el desarrollo de este proyecto se haya tenido que reajustar en varias ocasiones.

innovaticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés