Novedades para combatir la obesidad

Dos tipos de tejido graso están presentes en los seres humanos y otros mamíferos: tejido adiposo blanco (WAT) o grasa blanca, que almacena la grasa y el tejido adiposo marrón (BAT)

Científicos del Centro Joslin para la Diabetes, en Boston (Estados Unidos), han descubierto un mecanismo que regula la producción de grasa marrón, un tipo de grasa que desempeña un papel importante en la producción de calor y el metabolismo energético. Los hallazgos, que aparecen en el próximo número de la revista ‘Nature’, podrían conducir a nuevas terapias que aumentan la formación de tejido adiposo marrón para el tratamiento de la obesidad.

   Dos tipos de tejido graso están presentes en los seres humanos y otros mamíferos: tejido adiposo blanco (WAT) o grasa blanca, que almacena la grasa y el tejido adiposo marrón (BAT) o grasa parda, que se quema para producir calor. La marrón también metaboliza la glucosa y los ácidos grasos que son importantes en la diabetes y las enfermedades metabólicas y los estudios sugieren que proporciona una defensa natural contra la obesidad: las personas con mayores cantidades de grasa marrón tienen un menor peso corporal.

   Científicos de Joslin en el laboratorio Tseng de la Sección de Fisiología Integrativa y Metabolismo previamente descubrieron que un tipo de proteína morfogenética ósea, BMP-7, desempeña un papel clave en el control de la formación de grasa marrón y su actividad productora de calor, que regula el metabolismo en el cuerpo entero. En el nuevo estudio, han creado un modelo de ratón genéticamente mutante, deficiente del receptor 1A BMP (BMPR1A), un receptor clave para BMP-7 que se ha demostrado que se asocia con la obesidad en las poblaciones humanas.

   Los ratones tienen dos tipos de BAT: la MTD constitutiva (CBAt), que se desarrolla antes del nacimiento, y BAT recruitable (rBAT), que se encuentra en WAT y músculo esquelético. Los seres humanos también pueden tener dos tipos de BAT. Los ratones que carecían de BMPR1A nacieron con una deficiencia de CBAt, pero a pesar de ello, fueron capaces de «mantener la temperatura de su cuerpo a la perfección», destaca el autor principal, Yu-Hua Tseng, profesor asistente de Medicina en la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard (Estados Unidos) y director del ‘Stem Cell Institute’ del mismo centro universitario.

   Los científicos descubrieron que cuando CBAt es deficiente, las células CBAt envían una señal a través del sistema nervioso simpático para aumentar la producción de rBAT en grasa blanca. El rBAT aumentado era suficiente para mantener la temperatura normal del cuerpo y también proteger contra obesidad inducida por dieta: cuando los ratones control y mutantes fueron alimentados con una dieta alta en grasas, los segundos no ganaron más peso que los primeros.

   Hasta este estudio, no se sabía por qué el cuerpo necesita dos tipos de BAT y cómo interactúan entre sí. «Estos resultados nos muestran que la grasa marrón es esencial para el funcionamiento normal. Cuando un tipo de grasa marrón es deficiente, el cuerpo tiene un sistema sofisticado para inducir el desarrollo de otro tipo de grasa marrón para mantener la temperatura corporal y el metabolismo», resume el doctor Tseng.

innovaticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés