Datan en 25.000 años pinturas rupestres del yacimiento en la Cueva de Askondo en Vizcaya

Un equipo de arqueólogos halló en el año 2011 una serie de pinturas que apuntaban a la presencia de arte parietal y otras actividades paleolíticas de carácter simbólico

Los hallazgos analizados de la Cueva de Askondo, ubicada en la localidad vizcaína de Mañaria, datan de hace 25.000 años, según los resultados dados a conocer este viernes por la Diputación foral de Bizkaia.

   Un equipo de arqueólogos halló en el año 2011 una serie de pinturas que apuntaban a la presencia de arte parietal y otras actividades paleolíticas de carácter simbólico, tras el cual la Diputación comenzó un programa de estudio exhaustivo de la cavidad, que consistió en la prospección y documentación del arte parietal y en la evaluación del potencial arqueológico del yacimiento.

   El estudio realizado ha permitido localizar una decena de representaciones figurativas pintadas en rojo –sobre todo caballos y también una mano antropomorfa– y cerca de una treintena de restos dispersos de colorante, puntos, manchas o líneas. En su mayoría, se concentran en el área de entrada y solamente tres series de líneas rojas se sitúan al fondo de la cavidad, a unos 150 metros de la entrada.

   También se ha detectado un hueso hincado en la pared, que ha podido ser datado mediante C-AMS en 23.800 años, «ofreciendo así una datación relativa de época gravetiense para el conjunto artístico», han explicado desde la Diputación.

   «Destaca la importancia de dicha fecha -han indicado- ya que las cuevas decoradas de cronología tan antigua se realizaron en pintura roja y grabado, elementos que no pueden ser datados directamente. Por lo tanto, el hueso hincado de Askondo es uno de los elementos más importantes de la región cantábrica para datar ese tipo de arte parietal».

   La secuencia estratigráfica documentada en los distintos sondeos realizados en la cueva de Askondo ha permitido abrir «una amplia ventana cronológica, muy inesperada» dado que el yacimiento estaba catalogado como «destruido».

   Los niveles documentados abarcan desde el Paleolítico Medio, con algunas de las dataciones más antiguas del Cantábrico, pasando por el Paleolítico Superior Inicial «con uno de los pocos testimonios de los primeros homo sapiens de Bizkaia», el Solutrense e incluso enterramientos humanos de la Edad de Bronce.

   Intercaladas a las fases de ocupación humana, se ha documentado la sucesiva ocupación de la cueva por los últimos osos de las cavernas, anteriores a su extinción, cuyos restos óseos también han sido recuperados y estudiados.

   La cueva ha pasado a ser el tercer conjunto artístico más importante del paleolítico en Bizkaia, por detrás de Santimamiñe y Arenaza, y contiene «un yacimiento arqueológico de sumo interés».

   La Diputación Foral de Bizkaia, a través de la revista Kobie, ha recogido en una monografía los resultados de la investigación titulada ‘La cueva de Askondo (Mañaria): arte parietal y ocupación humana durante la Prehistoria’.

innovaticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés