El nuevo CEO de Microsoft tendrá que enfrentarse a grandes decisiones tras Ballmer

El gran proyecto de Ballmer -el cual dio a conocer apenas seis semanas antes de la sorpresa de su retirada- llamado One Microsoft propone forjar un futuro basado en el hardware

El próximo consejero delegado de Microsoft tendrá una gran decisión que tomar: seguir adelante con el ambicioso plan del CEO Steve Ballmer para transformar el gigante del software en una compañía centrada en servicios y dispositivos o desechar esa idea y centrarse en torno a su fuerza demostrada en software de negocios.

   El gran proyecto de Ballmer -el cual dio a conocer apenas seis semanas antes de la sorpresa de su retirada- llamado One Microsoft propone forjar un futuro basado en el hardware y los servicios basados en la nube. Pero las bajas ventas del nuevo ‘tablet’ Surface han puesto en duda ese enfoque.

   Durante años, los inversores han pedido a Microsoft redirigir el dinero gastado en proyectos de pérdida de dinero o periféricas a los accionistas, al tiempo que limita su enfoque a Windows, Office y franquicias de servidores.

   La firma ValueAct Capital Management LP, cuyo reciente presión en la empresa puede haber jugado un papel importante en la decisión de Ballmer de retirarse antes de lo previsto, cree que favorece ese enfoque.

   En los últimos dos años, Microsoft ha perdido casi 3.000 millones de dólares (2.245 millones de euros) en su motor de búsqueda Bing y otros proyectos de Internet, sin contar los 6.000 millones de dólares (4.490 millones de euros) en pérdidas y ganancias por la compra fallida de la agencia de publicidad online aQuantive. Se asumió un cargo de 900 millones de dólares (673 millones de euros) para su ‘tablet’ Surface por las pobres ventas en el último trimestre.

   Al menos por ahora, Microsoft parece decidida a seguir la visión de Ballmer. El principal director independiente de Microsoft, John Thompson, que también encabeza el comité para nombrar a un nuevo director general, dijo el pasado viernes que el consejo está «comprometido» con el plan de transformación de Ballmer.

   La eventual elección de ese comité -que se ha dado a sí mismo un año para hacer su trabajo- debe proporcionar una pista sobre el grado de compromiso que la junta tiene en realidad, y cómo abrirse al asesoramiento externo.

   «Teniendo un candidato interno como Satya Nadella o algunas de las otras personas en el equipo de Windows, tiene sentido mantener una mano firme a través de esta reorganización y cambio estratégico«, dijo el analista de Morningstar, Norman Young. «Sin embargo, un fuerte motivo podría ser que la empresa necesite un soplo de aire fresco, alguien que no solo pueda ejecutar la estrategia sino también aportar una perspectiva ajena«, agregó.

   Eso podría significar la venta de Xbox y el abandono de Bing, o el corte de los esfuerzos para hacer tabletas u otros ordenadores.

LOS ACCIONISTAS PEDÍAN SU DINERO

   A lo largo de la última década, como el precio de las acciones de Microsoft se ha mantenido plano, los accionistas han pedido mayores dividendos y la recompra de acciones para reforzar sus declaraciones. Microsoft se vio obligado una sola vez a entregar un dividendo especial de 3 dólares por acción (2,24 euros) un dividendo especial en 2004 y ha triplicado su dividendo trimestral de 0,23 dólares (0,17 euros) desde entonces.

   Pero los accionistas todavía quieren una tajada mayor de 77.000 millones de dólares (57.630 millones de euros) de acumulación de efectivo de Microsoft, 70.000 millones de los cuales se llevan a cabo en el extranjero.

   El analista de Nomura, Rick Sherlund, cree que si el retiro de Ballmer significa que la empresa está escuchando a ValueAct y sus partidarios, la acción sobre el dividendo y la recompra de acciones tal vez podría darse tan pronto como el próximo 19 de septiembre, cuando Microsoft celebre su reunión anual, junto con los analistas, y se espera que anuncie su último dividendo.

   Los mediocres resultados de las acciones de Microsoft han sido el palo con el que los accionistas golpearon a Ballmer, y se ha visto todo lo malo en comparación con las ganancias asombrosas hechas por Apple con Steve Jobs.

   Sin embargo, Ballmer -que posee algo menos del 4 por ciento de la compañía- nunca mostró dudas sobre su intención de permanecer en su puesto. Su viejo amigo y aliado de Bill Gates, que todavía posee el 4,8 por ciento de la empresa, nunca vaciló en su apoyo público.

   Las primeras señales públicas de disidencia en el directorio de Microsoft se produjeron en 2010, cuando el bono de Ballmer fue recortado de forma explícita por el fracaso del teléfono «social» Kin de la compañía, coincidiendo con el iPad de Apple.

   Fue en ese momento, aunque no necesariamente de forma conectada, que el consejo comenzó a considerar cómo se las arreglarían con una sucesión, según una fuente familiarizada con el asunto. Ballmer y la junta empezaron a hablar sobre los candidatos tanto internos como externos. Desde hace unos 18 meses a cerca de dos años, Ballmer comenzó a pensar seriamente sobre un plan de sucesión, dijo la fuente interna.

   El tiempo que no estaba a favor de Ballmer, con un tibio lanzamiento de Windows 8, la decepción del ‘tablet’ Surface, y una multa de 731 millones de dólares (547 millones de euros) por parte de los reguladores europeos por olvidarse de ofrecer una selección de navegadores para los usuarios de Windows.

   Hace dos o tres meses, Ballmer comenzó a pensar seriamente en su retiro, y concluyó que era el «momento adecuado para iniciar el proceso», dijo la fuente. Eso fue poco después de que ValueAct tomara  una participación de 2.000 millones de dólares (1.496 millones de euros) en Microsoft.

   Los sombríos beneficios del pasado mes de julio, que no ofrecían ninguna esperanza inmediata de mejora rápida, pueden haber sellado la decisión. Ballmer dijo el pasado viernes que tomó la decisión pocos días antes e informó a la junta el pasado miércoles. Si el Consejo instó a Ballmer a que dejara el puesto, no se sabe.

   La salida inminente de Ballmer deja una elección difícil y tal vez un imposible sucesor -empujando un gran e insular gigante a través de una transformación de alto riesgo para el mundo móvil, o aferrarse a una isla de negocios rentables pero centrada en los ordenadores.

   «No estoy seguro de que haya alguien que pueda hacer el trabajo de Steve (Ballmer) mejor. Es un trabajo muy difícil, tal vez insuperable», dijo Brad Silverberg, un ex alto ejecutivo de Windows y cofundador de la firma de capital de riesgo de Seattle Ignition Partners. «Tal vez la forma en que se define el trabajo tiene que cambiar y este sea el presagio de cambios más grandes en el futuro».

innovaticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés