Por qué Marte es un planeta frío y árido

Es ampliamente reconocido que la acumulación de dióxido de carbono en la atmósfera de la Tierra está contribuyendo al calentamiento global.

Científicos del Centro de Investigación del Medio Ambiente de las universidades escocesas, la Universidad de Glasgow y el Museo de Historia Natural de Londres, en Reino Unido, pueden haber descubierto cómo Marte perdió su inicial atmósfera rica en dióxido de carbono para convertirse en el planeta frío y árido que hoy conocemos. Esta investigación proporciona la primera evidencia directa de un proceso en Marte, llamado «carbonatación», que en la actualidad elimina el dióxido de carbono de nuestra atmósfera, lo que podría combatir el cambio climático en la Tierra.

   Es ampliamente reconocido que la acumulación de dióxido de carbono en la atmósfera de la Tierra está contribuyendo al calentamiento global. Sin embargo, la pérdida de dióxido de carbono de la atmósfera de Marte hace unos 4.000 millones de años es probable que haya causado el enfriamiento del planeta, de forma que la comprensión de cómo se eliminó el dióxido de carbono de la atmósfera marciana podría conducir a nuevas formas de disminuir la acumulación de gases de efecto invernadero en nuestra atmósfera.

   En un artículo publicado en la revista ‘Nature Communications’, el equipo de expertos describe los análisis de un meteorito marciano conocido como ‘Lafayette’, procedente de las colecciones de investigación del Museo de Historia Natural de Londres y la Institución Smithsonian en Washington, Estados Unidos. Formado partir de roca fundida hace unos 1.300 millones de años y desprendido de la superficie de Marte por un enorme impacto hace 11 millones de años, ha sido estudiado por científicos de todo el mundo desde su descubrimiento en 1931 en Indiana, Estados Unidos.

   Esta investigación se centró en un mineral rico en carbón llamado siderita. Encontrado con anterioridad en ‘Lafayette’, estos investigadores descubrieron que la siderita se había formado por proceso de carbonatación, por el que el agua y el dióxido de carbono de la atmósfera de Marte reaccionan con las rocas que contienen el mineral olivino. Estas reacciones forman cristales de siderita, reemplazando el olivino, y, al hacerlo, capturan dióxido de carbono atmosférico y lo almacenan de forma permanente dentro de la roca.

   ‘Lafayette’ proporciona una evidencia directa del almacenamiento de dióxido de carbono en la historia bastante reciente de Marte. Como todos los ingredientes para la carbonatación estuvieron presentes en los inicios de Marte, olivino, agua y dióxido de carbono, esta reacción puede explicar cómo la extracción de dióxido de carbono de la atmósfera del planeta cambió su clima de caliente, húmedo y hospitalario para la vida, al actual frío, seco y hostil.

   Si bien este proceso también ocurre de forma natural en la Tierra, la magnitud del efecto sobre el Marte primitivo indica que tiene el potencial de ser efectivo a escala planetaria. El investigador del Centro de Investigación del Medio Ambiente de las universidades de Escocia Tim Tomkinson, científico asociado en la Universidad de Glasgow y autor principal del estudio, subrayó que «alguna vez Marte tuvo una atmósfera densa que era rica en agua y dióxido de carbono, por lo que este proceso de carbonatación puede ayudar a contestar el misterio de por qué el clima marciano se deterioró hace unos 4.000 millones años».

   A su juicio, este descubrimiento es significativo porque proporciona pistas vitales sobre cómo se puede limitar la acumulación de dióxido de carbono en la atmósfera de la Tierra y, por lo tanto, reducir el cambio climático. La conservadora de meteoritos del Museo de Historial Natural de Londres Carline Smith destaca, por su parte: «Nuestros resultados demuestran el valor de las colecciones de meteoritos de los museos. Hay información científica importante e útil encerrada en estas raras piedras»

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés