Innovación, e innovadores, futuro y presente en España

3ª edición de los premios Innovadores Menores de 35 años en España, EE.UU. a la búsqueda del talento

Con el objetivo de descubrir a los jóvenes que están dando soluciones a problemas reales y darles el reconocimiento y visibilidad que se merecen, el próximo 6 de noviembre se celebrará en España la tercera edición en este país de los premios Innovadores menores de 35 años.

Por tercer año consecutivo, 10 jóvenes optan a los premios Innovadores menores de 35 años que se organiza tanto en España como en Latinoamérica y que este año recoge los proyectos más punteros en ciencia y tecnología. La edición en español de la revista tecnológica  Mit Technology Review premiará aquellos proyectos que puedan liderar los cambios del mañana.

“Mit Technology Review” es una publicación independiente propiedad del Instituto Tecnológico de Massachusets (MIT) que fue fundada en 1899 y que tiene como objetivo promover el conocimiento de tecnologías emergentes y analizar sus implicaciones comerciales, políticas y sociales. Pedro Moneo, director de la edición en Español de MIT Technology Review explica en declaraciones a DiCYT que “la revista trata de hablar de la tecnología más novedosa y el cambio que puede causar en la sociedad”. Esta edición está organizada por la publicación en español de Mit Technology Review y el BBVA.

“Los premios están enfocados a jóvenes tecnólogos menores de 35 años que han desarrollado una tecnología nueva y que además han sido capaces de transferirlo al mercado”, comenta Moneo.

Osadía, impacto, ingenio y actualidad son algunas de las consideraciones que se tendrán en cuenta para otorgar el galardón al mejor innovador español menor de 35 años, quien automáticamente se convertirá en candidato en global, es decir, compite por el premio a nivel internacional. “MIT Technology Review es una revista con mucho renombre en el mundo de la tecnología, por lo que se convierte en una plataforma de difusión muy buena para los nuevos tecnólogos. Los premios certifican la validez de su proyecto y les ayudan a posicionarlo en el mercado”, puntualizaba.

Un jurado compuesto por expertos tecnólogos, emprendedores, inversores e investigadores, todos ellos avalados por el Instituto Tecnológico de Massachusets, evalúa los perfiles de todas las candidaturas que llegan a Mit Technology Review a través de su plataforma online. “Los jóvenes tecnólogos son propuestos por, al menos, dos personas. Después, jueces con experiencia demostrada en ámbitos tecnológicos muy diversos evalúan estas candidaturas a través de las credenciales que se han aportado gracias a estas dos personas de referencia”, señala Moneo.

Los jóvenes innovadores provienen de todo tipo de formaciones y trayectorias. El premio, que a pesar de no estar dotado económicamente, supone un gran reconocimiento por parte de los expertos del área en la que se participa.

 

Los jóvenes seleccionados

Bernat Ollé, que tiene 34 años y es director de operaciones en Vedanta Biosciences, investiga con nuevos fármacos para que actúen en el cuerpo humano como un ecosistema.

Cristina Rodríguez, de la Universidad Rey Juan Carlos, de 30 años, ha creado una aplicación para los móviles con la que ofrece una herramienta de guiado sencilla, práctica y muy útil para personas con discapacidad.

Un ingeniero en telecomunicaciones, Isaac Castro, de 28 años, y graduado por la Universidad Politécnica de Madrid, ha ideado una mesa de paciente con un mecanismo de funcionamiento basado en el de los juguetes Pin Art (juguetes con clavos para crear diferentes formas) que mejora la administración de la radioterapia externa.

Jorge Bravo, de 34 años de edad, y su equipo han creado el “grafeno fotónico” con el que se logra que los fotones tengan las mismas propiedades de propagación que los electrones en el grafeno gracias a la estructura y naturaleza de las capas que lo conforman.

Una periodista de 33 años, Karen Márquez, opta al galardón gracias a un sistema que lleva por nombre “Infantium” y que está orientado a ofrecer un aprendizaje adaptativo mediante la tecnología cognitiva, la inteligencia artificial y el “big data”.

Larisa Dunai, una ingeniera electrónica, ha diseñado unas gafas que transforman en un mapa de chasquidos las imágenes captadas por dos cámaras de vídeo que llevan incorporadas. Esto ayuda a las personas con discapacidad visual a saber si frente a ellos hay objetos estáticos o móviles que puedan cruzarse en su camino.

Un material superaislante para edificios es lo que ha ideado Luis Alonso, de la Universidad Politécnica de Madrid, que tiene 34 años. Este material, protegido bajo patente española, se conoce como F2TE3 y está compuesto por una capa de aerogel monolítico y sílice. Tiene una gran durabilidad y porosidad. Este material de tan sólo 3’5 centímetros aísla más que una pared convencional de 30 centímetros, es ligero y puede ser transparente.

Miguel González Andrades, de 29 años y procedente de la Universidad de Granada y el hospital San Cecilio, ha diseñando varios modelos de córneas humanas artificiales basadas en materiales biodegradables que podrían servir para tratar problemas como la ceguera corneal, una patología que afecta a 28 millones de personas en el mundo.

Rafael Raya, de 32 años, ha creado una serie de herramientas robóticas e informáticas que contribuyen a que la rehabilitación de niños con parálisis cerebral sea más divertida y la estimulación de sus capacidades motoras, más eficaz.

Con un kit para un cierre definitivo y menos agresivo de grandes heridas abdominales participa Rosa María Jiménez- Rodríguez, de 34 años y procedente del Hospital Universitario Virgen del Rocío.

La entrega de premios tendrá lugar en el marco de la conferencia de MIT Emtech España entre los días 5 y 6 de noviembre que se celebrará en Valencia. “Los 10 innovadores podrán presentar sus proyectos ante una audiencia de 600 personas formada por inversores de capital riesgo, tecnólogos e investigadores de primer nivel”, comenta Pedro Moneo.

“La edición española es la que más significado tiene ahora mismo” aseguraba el director. “Nunca se puede perder de vista la innovación en la tecnología porque en ella están las claves competitivas de nuestro futuro. La labor de MIT Technology Review es encontrar personas con historias inspiradoras, que permitan demostrar que apoyando este tipo de investigaciones el país puede encontrar el camino hacia la competitividad”, añade.

DiCYT

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés