El mayor radiotelescopio del mundo contará con tecnología española

Al igual que en proyectos de similar magnitud, como el gran colisionador de hadrones (LHC) o los programas espaciales, el proyecto SKA ha sido dividido en diversos paquetes de trabajo

El anuncio hoy de los equipos responsables del diseño definitivo del Square Kilometre Array (SKA) inicia una nueva etapa hacia la construcción del telescopio mayor y más sensible del mundo. Más de trescientos cincuenta científicos e ingenieros de un total de cien instituciones de dieciocho países serán los responsables de llevar a cabo la fase de diseño definitivo, que supone un desafío tanto a nivel científico como tecnológico y en la que participarán veintiún equipos españoles.

Al igual que en proyectos de similar magnitud, como el gran colisionador de hadrones (LHC) o los programas espaciales, el proyecto SKA ha sido dividido en diversos paquetes de trabajo, once en este caso, que serán gestionados por consorcios de expertos internacionales. Los once consorcios designados dispondrán de tres años para hallar las soluciones óptimas para el desarrollo de SKA, cuya construcción comenzará en 2017.

«Se trata de un nivel de compromiso solo visto en proyectos revolucionarios», destaca Phil Diamond, director general de la organización SKA. La financiación obtenida en esta fase es de ciento veinte millones de euros, de los que 2,5 millones proceden de instituciones españolas.

«La participación española constituye un indicador del alto nivel de los centros de investigación, universidades y empresas españolas», destaca Lourdes Verdes-Montenegro, científica del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) e investigadora principal del proyecto VIA-SKA, financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad (MINECO) y destinado a estudiar y promover la participación tecnológica española en SKA.

«En apenas dos años hemos pasado de proponer participaciones puntuales a tomar parte en casi todos los consorcios y, a falta de financiación específica, los grupos de investigación y empresas han comprometido 2,5 millones de euros de fondos de investigación propios. Se trata, sin duda, de un éxito de los equipos españoles», concluye la investigadora.

Investigadores e ingenieros españoles participarán en el diseño de las antenas, el transporte de datos, el procesado de señal y correlación, el software para el proceso de datos científicos y el software de gestión y monitorización del telescopio. Además, contribuirán en el abastecimiento energético de la infraestructura aportando su experiencia en energías renovables.

Los centros de investigación españoles involucrados en la fase de diseño son el Instituto de Física de Cantabria (IFCA-CSIC), el Departamento de Ingeniería de Comunicaciones de la Universidad de Cantabria (DICOM-UC), la Universidad Pública de Navarra (UPNA) y el Laboratorio de Sistemas Integrados de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM).

También el Observatorio Astronómico Nacional (OAN-IGN), la Universidad de Granada (UGR), el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), el Centro Nacional de Supercomputación (BSC), la Fundación Centro de Supercomputación de Castilla y León (FCSCL) y el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT). 

Las once empresas tecnológicas son: TTI norte, Anteral, DAS Photonics, 7Solutions, ISDEFE, GTD (a través de su filial alemana GTD GmbH), CSP Sunless (Vinci ingeniería), Aora Solar Spain, Torresol Energy, Arraela e iGrid-TD.

Sinc

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés