Científicos de la Universidad de Yale reescriben el ADN en bacterias

Este trabajo establece importantes salvaguardias para los organismos en ambientes agrícolas y, más ampliamente, para su uso en biorremediación ambiental e incluso en terapias médicas.

Científicos de la Universidad de Yale han ideado una manera de asegurarse que organismos modificados genéticamente (OGM) pueden confinarse de manera segura en el medio ambiente.

Se supera así un obstáculo importante para el uso generalizado de los OMG en la agricultura, la producción de energía, la gestión de residuos y la medicina, según se describe en la última edición de ‘Nature’.

Los investigadores de Yale reescribieron el ADN de una cepa de bacterias de modo que requieren la presencia de un aminoácido sintético especial que no existe en la naturaleza para activar genes esenciales para su crecimiento. Los aminoácidos son los bloques de construcción de las proteínas, que llevan a cabo las funciones de la vida.

- Advertisement -

«Esta es una mejora significativa sobre los enfoques existentes de biocontención de los organismos modificados genéticamente», afirma el autor principal del estudio, Farren Isaacs, profesor asistente en el Departamento de Biología Molecular, Celular y del Desarrollo y el Instituto de Biología de Sistemas en West Campus. «Este trabajo establece importantes salvaguardias para los organismos en ambientes agrícolas y, más ampliamente, para su uso en biorremediación ambiental e incluso en terapias médicas», añade.

Isaacs, Jesse Rinehart, Alexis Rovner y biólogos sintéticos de Yale llaman a estas nuevas bacterias organismos genómicamente recodificados (GROs, por sus siglas en inglés) porque tienen un nuevo código genético ideado por el equipo de investigadores. El nuevo código permitió al equipo vincular el crecimiento de las bacterias a los aminoácidos sintéticos que no se encuentran en la naturaleza, estableciendo una salvaguardia importante que limita la propagación y la supervivencia de los organismos en ambientes naturales.

En un segundo estudio, Isaacs, Ryan Gallagher y Jaymin Patel, de Yale, diseñaron una estrategia para de múltiples capas salvaguardias que también limitan el crecimiento de los OMG a ambientes que contienen un conjunto diferente de moléculas sintéticas. Publicado este miércoles en la revista ‘Nucleic Acids Research’, este estudio describe un conjunto complementario de garantías distintas y portátiles capaces de asegurar una amplia gama de organismos.

Estos OGM seguros mejorarán la eficiencia de este tipo de organismos manipulados, que ahora están siendo utilizados en sistemas cerrados, como la producción de productos farmacéuticos, combustibles y químicos nuevos. Las preocupaciones sobre el uso de OMG en entornos abiertos ha limitado su adopción en otras áreas.

Los autores también creen que el nuevo código de combinación con aminoácidos artificiales permitirá a los científicos crear OGM más seguros para su uso en sistemas abiertos, incluyendo la mejora de la producción de alimentos o el diseño de probióticos para combatir una serie de enfermedades y microorganismos especializados para limpiar derrames de petróleo y vertederos.

«A medida que la biología sintética lleva a la aparición de OMG más sofisticados para hacer frente a estos grandes desafíos, debemos asumir un papel proactivo en el establecimiento de soluciones seguras y eficaces para la biotecnología, similares a quienes han trabajado para asegurar Internet en la década de 1990», concluye Isaacs.

 

EP – INNOVAticias

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés