Crean un robot impreso en 3D

Crear robots no es algo nuevo, al igual que tampoco lo es la impresión 3D ni todo el desarrollo científico y tecnológico que llevan aparejados ambos conceptos conjuntamente.

El Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) ha modificado una impresora en 3D para crear un robot impreso en una sola pieza (sin necesidad de juntar las partes después). Según se va creando el robot, la impresora es capaz de añadir fluidos que dan lugar a un sistema hidráulico gracias al cual la creación puede caminar.

   Crear robots no es algo nuevo, al igual que tampoco lo es la impresión 3D ni todo el desarrollo científico y tecnológico que llevan aparejados ambos conceptos conjuntamente. El laboratorio de Informática e Inteligencia Artificial ha querido dar un paso más allá y eliminar pasos innecesarios en la construcción de uno de estos artefactos.

   Para dar con el resultado final, los científicos han tenido que probar diferentes combinaciones de materiales duros y flexibles con distintos líquidos, ya que el sistema hidráulico ha sido una parte especialmente compleja en el proceso. La impresora utilizada, además de modificada, ha sido necesario que fuera muy precisa debido a que tenía que crear la estructura exterior del robot y las pequeñas tuberías para el líquido, teniendo en cuenta que lo externo debía ser endurecido rápidamente y que el líquido se quedara tal cual.

   El robot de seis patas se mueve a través de 12 bombas hidráulicas y ha tardado en imprimirse 22 horas. Su capacidad para andar viene dada de esas bombas, pero es necesario acoplarle un motor y una batería externa para que las bombas funcionen.

   “Nuestro enfoque, al que hemos llamado “hidráulica imprimible”, es dar un paso más en dirección a la fabricación rápida y funcional de máquinas. Todo lo que se necesita es implementar una batería y un motor y ya se tiene un robot que puede prácticamente salirse andando de la impresora”, explica la directora del laboratorio laboratorio, Daniela Rus, en declaraciones recogidas por el MIT.

   La ventaja fundamental de este robot es la novedad de que está impreso en conjunto y no por piezas como es lo habitual, de forma que, aunque la impresión lleve muchas horas, el proceso es más sencillo de realizar y más autónomo que ir imprimiendo parte por parte para luego juntarlas – algo que, al llevar líquido, podría llegar a ser un problema añadido –.

   “Si tienes un robot que gatea y quieres que pase por algo más grande, puedes modificar el diseño en unos pocos minutos. En el futuro, el sistema no necesitará apenas que una persona intervenga; podrás pulsar varios botones y los cambios se efectuarán de manera automática”, señala oto de los autores del proyecto, Robert MacCurdy.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés