Realidad virtual para aliviar el dolor

Este no es el primer experimento relacionado con el mundo de los videojuegos y el dolor, ya que existen otras teorías que prueban que, en determinadas circunstancias, la capacidad de abstracción de dichos juegos sirve como una forma de distracción frente al dolor.

  La realidad virtual (VR) puede ser utilizada a modo de analgésico no farmacológico para reducir el dolor en algunas situaciones y en algunas personas, según un estudio de la Universidad de York St. John, en el Reino Unido.

   La VR da la posibilidad de sumergirse en situaciones o juegos de forma más o menos rotunda, ya que el usuario siente como si tuviera las cosas delante de sí mismo y actúa en consecuencia. Si a esto se le suma el hecho de que mucha gente, si está distraída o entretenida, sienten menos el dolor, la universidad británica podría haber dado con la clave para ayudar en muchas circunstancias médicas, como puede ser en aquellas en las que un niño está recibiendo un tratamiento o una inyección.

   Los investigadores tras el estudio han manejado a un grupo de voluntarios a los que se les ha instado a padecer cierto dolor, concretamente a introducir una de sus manos en un recipiente con agua muy fría (1º C) durante el máximo tiempo posible.

   Todos los participantes han pasado por cuatro fases en cuatro condiciones diferentes: sin el casco de VR y sin auriculares; solo con auriculares, solo con el caso y, por último, con el aparato y los auriculares con sonido.

   Las conclusiones del estudio han sido claras, según revela el artículo publicado en la revista Royal Society Open Science. La primera de ellas es que aquellos que llevaban puesto el dispositivo (un Oculus Rift), aunque solo fuera para ver y escuchar un juego, sentían menos el dolor, por lo que tardaban más tiempo en quitar la mano del recipiente.

   La segunda de las conclusiones es que, si con el Oculus Rift y con los cascos puestos, los voluntarios podían participar en el juego, es decir, estaban teniendo una experiencia más inmersiva, el efecto de dolor se reducía aún más.

   “Los resultados del estudio refuerzan el hecho de que el efecto analgésico de la VR es debido a la competencia por los recursos de atención. El hecho de incluir sonido que acompañe al juego de VR prueba un aumento intencionado de la demanda de recursos, más aún que ambas cosas sueltas (Oculus y auriculares), lo que conduce a que haya menos recursos disponibles para su asignación a los estímulos del dolor”, se puede leer en las conclusiones del informe publicado.

   Dado que determinados factores del estudio pueden haber influido en el mismo, como el hecho de que hubiera más mujeres que hombres en él, los investigadores británicos abren la veda para nuevas investigaciones dentro de este terreno que limiten más las conclusiones extraídas.

   Este no es el primer experimento relacionado con el mundo de los videojuegos y el dolor, ya que existen otras teorías que prueban que, en determinadas circunstancias, la capacidad de abstracción de dichos juegos sirve como una forma de distracción frente al dolor, tanto físico como mental.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés