La Junta presenta a la CEM el programa de incentivos para el desarrollo energético

Ruiz Espejo ha destacado que es un programa «muy completo» ya que oferta 76 actuaciones en todos los ámbitos tecnológicos de la energía que «van a tener una especial importancia en la provincia de Málaga por la pujanza de sus pymes»

 

El delegado del Gobierno andaluz en Málaga, José Luis Ruiz Espejo, y el director gerente de la Agencia Andaluza de la Energía, Cristóbal Sánchez, han presentado este martes el nuevo Programa de Incentivos para el Desarrollo Energético Sostenible de Andalucía, que prevé la creación de 23.500 nuevos empleos hasta 2020, en un acto en la sede de la Confederación de Empresarios de Málaga (CEM) donde ha participado su secretaria general, Natalia Sánchez, y el delegado malagueño de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, Mariano Ruiz Araújo.

Ruiz Espejo ha destacado que es un programa «muy completo» ya que oferta 76 actuaciones en todos los ámbitos tecnológicos de la energía que «van a tener una especial importancia en la provincia de Málaga por la pujanza de sus pymes».

«El programa ha nacido fruto del consenso y la colaboración entre la Junta y más de 100 entidades que engloban a los principales agentes del sector», ha explicado, agregando que la prioridad del programa es «concentrar los esfuerzos, tanto económicos como institucionales, en aquellos ámbitos con mayor capacidad para generar empleo y riqueza, aprovechando así las oportunidades ligadas a nuestras áreas de especialización».

Ha detallado que la orden de incentivos cuenta con un presupuesto inicial de 227 millones de euros, cofinanciado por Fondos Feder que se distribuye en tres líneas de ayudas: construcción sostenible, pyme sostenible y redes inteligentes. Dicha inversión se suma a los cerca de 400 millones de euros aplicados por la Junta desde 2009.

Con construcción sostenible, a la que se destinarán 164 millones de euros, se fomentarán las inversiones de ahorro, eficiencia energética y aprovechamiento de energías renovables, en edificios de uso privado o público y aquellas infraestructuras que permitan avanzar en la gestión energética. Además, se ofrecerán incentivos mayores para las intervenciones de mejora energética en viviendas sociales, mientras que en el ámbito público se fomentará las rehabilitaciones energéticas de los edificios.

La línea Pyme Sostenible, que cuenta con un presupuesto inicial de 36 millones de euros, se dirige a impulsar un cambio del modelo de gestión de la energía por parte de las pequeñas y medianas empresas andaluzas hacia otro más eficiente y competitivo. En ella, se incentivarán actuaciones de mejora energética en los procesos como el aprovechamiento de energías renovables o los proyectos de producción y/o logística de biomasa y biocombustibles; las reformas de instalaciones o procesos para mayor eficiencia energética; o la sustitución de combustibles por otros menos contaminantes.

La línea de redes inteligentes busca impulsar la transformación de las ciudades andaluzas hacia un modelo de ciudad inteligente, que cuenta con un presupuesto de 27 millones de euros. Fomentará, según han explicado, la incorporación de elementos de gestión inteligente de la energía en el ámbito municipal, e incluye medidas para infraestructuras de recarga de vehículos alternativos para ciudadanos, empresas y ayuntamientos.

De estas medidas, pueden beneficiarse todos los municipios, aunque los menores de 20.000 habitantes contarán con incentivos superiores, de entre el 60 y el 85 por ciento, que pueden llegar al 90 por ciento cuando la inversión de mejora energética se realice por un tercero, existiendo un contrato de servicios energéticos

OPORTUNIDAD DE NEGOCIO

Por su parte, Sánchez ha destacado que la puesta en marcha de este nuevo programa de incentivos «supone una oportunidad de negocio para numerosas empresas de la provincia», al mismo tiempo que «servirá para fortalecer el sistema energético».

Ha señalado que el programa cuenta con una dotación económica «muy importante» y se ha mostrado convencida de que puede ser un «revulsivo» para el sector y de que va a propiciar también que muchas empresas inviertan en su modernización energética, al mismo tiempo que supondrá un apoyo a los sectores auxiliares de la economía malagueña.

Del mismo modo, ha considerado que es necesario que a esta orden se añadan otras iniciativas para mejorar el sistema energético. «Tenemos que lograr que nuestras empresas caminen hacia posiciones de liderazgo competitivo», ha apuntado.

ENTIDADES COLABORADORAS

El 16 de enero se abrió el plazo de adhesión para que profesionales y empresas del sector energético puedan convertirse en entidades colaboradoras de este programa andaluz. En el segundo trimestre de este año, se abrirá el plazo para poder solicitar los incentivos.

El delegado del Gobierno ha destacado el «importante papel» que las entidades colaboradoras tendrán durante toda la vida del programa, «puesto que son el medio eficaz para conseguir el máximo impacto de los incentivos», así como para el desarrollo de un sector empresarial e industrial altamente especializado en eficiencia, gestión energética y aprovechamiento de recursos renovables.

El proceso de adhesión de las entidades colaboradoras es íntegramente telemático a través de un soporte interactivo, creado por la Agencia Andaluza de la Energía expresamente para ello, así como para atender las necesidades específicas de información requeridas por estas empresas.

JORNADAS DE FORMACIÓN

En este sentido, la Agencia Andaluza de la Energía va a realizar un recorrido por todas las provincias andaluzas donde desarrollará un total de 40 jornadas técnicas, encuentros empresariales y talleres prácticos, con el objetivo de que cuando en el segundo trimestre se ponga en marcha la convocatoria de incentivos para los beneficiarios, las entidades colaboradoras hayan recibido toda la información necesaria para ofrecer un adecuado servicio a sus clientes.

La Junta espera que se adhieran a este nuevo programa más de 8.000 entidades colaboradoras distribuidas por todo el territorio andaluz. Por su parte, Ruiz Espejo ha precisado que en la provincia de Málaga se han adherido más de 1.200 empresas en los anteriores planes de fomento de la construcción sostenible.

Este programa supone el desarrollo de las medidas de incentivo económico que estaban previstas en el Plan de Acción 2016-2017 de la Estrategia Energética de Andalucía y en el Plan Integral de Fomento para el Sector de la Construcción y Rehabilitación Sostenible de Andalucía.

Asimismo, contribuirá a alcanzar los objetivos energéticos marcados en la Estrategia Energética de Andalucía, que pretende reducir un 25 por ciento el consumo tendencial de energía primaria, aportar con energías renovables el 25 por ciento del consumo final bruto de energía, autoconsumir el cinco por ciento de la energía eléctrica generada con fuentes renovables, descarbonizar en un 30 por ciento el consumo de energía respecto a 2007, y mejorar en un 15 por ciento la calidad del suministro de electricidad.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés