Cómo quitarse los guantes correctamente para no contagiarse con el coronavirus

Los guantes de protección se han convertido en un elemento importante para evitar la propagación del coronavirus, pero parte de la prevención que se consigue con ellos se pierde si no se retiran correctamente.

El uso de guantes se aconseja para ir a tirar la basura o para hacer la compra, dos de los motivos que permite el estado de alarma salir a la calle, y son un elemento indispensable para las personas que tienen que trabajar, especialmente de cara al público y quienes atienden a los afectados por el coronavirus.

La protección que brindan, que evita que las manos toquen superficies que pueden estar infectadas por el coronavirus, se pierde en el momento en que llegamos a casa y nos los quitamos de cualquier manera. Por ello, los profesionales de la salud han recurrido a las redes sociales para explicar cómo hay que retirar los guantes una vez hayamos terminado de usarlos y ya no sea necesarios llevarlos, es decir, cómo lo hacen ellos para reducir el riesgo de contaminación durante este proceso.

Es el caso de un técnico de Protección Civil del Ayuntamiento de Cubas de la Sagra, en la Comunidad de Madrid, que se ha grabado en vídeo para enseñar paso a paso cómo debe hacerse.

- Advertisement -

Con una mano extendida, usamos la otra mano para dar un pellizco en la parte de inferior de la palma, para atrapar el guante y separarlo levemente, sin soltarlo.

Entonces, se introduce en esa parte estirada el dedo corazón -de la mano que sujeta el pellizco- y se saca por el otro lado, lo que permitirá tirar del resto del guante y retirarlo.

Este guante retirado se hace una bola dentro de la mano protegida todavía con el guante, que lo guardará con el puño cerrado. Con una mano libre y limpia, toca retirar este segundo guante.

El proceso es diferente. Ahora, hay que introducir con cuidado el dedo índice de la mano desnuda por la parte final del guante -donde hace una especie de ondulación sin llegar a pegarse del todo a la piel-. Entonces, se da la vuelta al dedo, que gira esa parte del guante y permite, al igual que antes, arrastrarlo hacia el exterior y retirarlo de la mano.

Esta técnica da la vuelta al guante, es decir, al retirar el segundo guante, este se quita mostrando la cara interna del mismo, que no está contaminada. De esta forma, se puede coger sin problema para tirarlo a la basura inmediatamente.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés