Dieta equilibrada para una buena salud general

La Dra. de Mingo nutricionista y directora del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital la Luz, destaca la necesidad de tomar una dieta equilibrada, sana y balanceada compuesta de verduras, frutas, aceite de oliva, sin fritos ni bollería y con poca carne roja, para evitar varios tipos de afecciones.

La jefa de servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital la Luz, la doctora María Luisa de Mingo, ha insistido en la importancia de la dieta mediterránea y, en definitiva, de una alimentación saludable para ayudar a prevenir las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares.

«Debemos reducir la ingesta de azúcares, carnes rojas y grasas saturadas y fomentar el consumo de frutas y verduras para reducir el riesgo de padecer problemas cardiovasculares», concretiza la doctora. Según De Mingo, el aceite de oliva es rico en antioxidantes y grasas monoinsaturadas que tienen efectos antitrombóticos y cardioprotectores frente a la arterioesclerosis (estrechamiento y endurecimiento de las arterias). «Además, nos ayuda a disminuir el colesterol ‘malo’ o LDL», subraya.

Por otro lado, es aconsejable evitar fritos y bollería industrial, así como el consumo de grasas saturadas (aceite de coco o de palma) y grasas trans o hidrogenadas, que aumentan un 33 por ciento el riesgo coronario. Estas se pueden identificar en el etiquetado nutricional de los alimentos.

- Advertisement -

De acuerdo con la especialista del Hospital la Luz, con una adecuada alimentación se pueden prevenir muchas enfermedades, como la obesidad y todas sus comorbilidades, como la hipertensión, diabetes, hipercolesterolemia, apnea del sueño, entre otras. Además, la obesidad puede provocar alteraciones menstruales e infertilidad. También con una dieta equilibrada se pueden prevenir enfermedades cardiovasculares o el cáncer.

«Según un informe del Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (IARC), el consumo excesivo de carne roja y carne procesada se asocia a cáncer de colon, páncreas y próstata y parece que hay evidencias suficientes para establecer una asociación entre el consumo de carne procesada y la aparición de cáncer de colon y cáncer de estómago», asevera la doctora de Mingo.

Asimismo, el consumo de alcohol se asocia al cáncer de boca, esófago, faringe, laringe, hígado, colon, recto y mama. «La obesidad se relaciona además con el cáncer de vesícula, mama y endometrio en el caso de las mujeres y en los hombres con el de colon, recto y próstata», reconoce la doctora. En este sentido, la experta asegura que «una buena dieta ayuda no solo a mejorar la respuesta a la quimioterapia y la radioterapia, sino también a prevenir sus complicaciones», destaca.

Otra de las enfermedades es la sarcopenia, «enfermedad progresiva que consiste en la pérdida de la masa muscular que va produciéndose con la edad, y puede favorecer en las personas de más edad las caídas y las fracturas. Puede prevenirse con un consumo adecuado de calorías, proteínas y vitaminas», concluye la doctora.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés