Castilla y León invierte 95.000 euros para mejorar la gestión de los recursos micológicos

La Junta autorizó hoy la concesión de una subvención a la Sociedad Pública de Medio Ambiente de Castilla y León (Somacyl) por importe de 95.089 euros para la cofinanciación del proyecto Micosylva, dedicado a la gestión selvícola de montes productores de hongos silvestres comestibles de interés socioeconómico como fuente de desarrollo rural.

Esta inversión permitirá financiar el 25 por ciento de los gastos durante 2010 de la realización por parte de Somacyl de este proyecto, que se enmarca en la iniciativa europea Interreg IV B y cuyo presupuesto total asciende a 1.798.452 euros, de los cuales a Somacyl le corresponden 380.359.

   El proyecto de Micosylva, según informaron a Europa Press fuentes de la Junta, supone un «importante» avance en la línea de fomento y regulación de la actividad micológica en Castilla y León, ya que combina aspectos de prevención y conservación ambiental y potenciación de la biodiversidad con medidas de estructuración del medio rural.

   En esta iniciativa participan también la Asociación Forestal de Soria (Asfoso), el Centro Tecnológico Forestal de la Generalitat de Cataluña, Gestión Ambiental Viveros y Repoblaciones de Navarra, la Cámara de Agricultura de Hautes-Pyrénées (Francia), la Cámara de Agricultura de la Dordogne (Francia), el Centro Público Local de Enseñanza y Formación Agrícola (Eplefpa) impulsado por el Ministerio de Agricultura de Francia y la Associación de Defensa del Patrimonio de Mértola (Portugal).

- Advertisement -

   Desde 1989, la Junta de Castilla y León ha promovido y financiado distintas actuaciones y proyectos en materia de investigación, desarrollo y gestión forestal sostenible de los hongos silvestres comestibles que se coordinan desde el Departamento de Investigación Forestal de Valonsadero, que desarrolla programas de investigación en esta materia desde el año 1989 en colaboración con otros organismos nacionales y extranjeros.

   Los hongos silvestres comestibles han sido utilizados históricamente con fines alimenticios y medicinales por muchas y diferentes culturas en todo el mundo. Hoy en día, más de 80 países aprovechan 2.300 especies de las que sólo una pequeña parte se comercializan.

   Castilla y León es una de las regiones más importantes del mundo en recursos micológicos, ya que su territorio forestal presenta una gran aptitud para la producción y el aprovechamiento de hongos silvestres comestibles, entre los que se encuentran las especies más apreciadas en el mercado mundial como ‘boletus’, trufas y níscalos.

   Existen 36 empresas en la Región que transforman y comercializan hongos silvestres comestibles. Se encuentran ubicadas en las principales áreas productoras, son de pequeño o mediano tamaño y generan un número importante de puestos de trabajo.

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés