Murcia se adelanta a las exigencias europeas sobre protección de cultivos contra plagas

El director general de Modernización de Explotaciones y Capacitación Agraria, Ángel García Lidón, ha destacado este sábado que la Región de Murcia «se ha adelantado a las exigencias europeas sobre protección de cultivos contra plagas que serán de obligado cumplimiento a partir del 1 de enero de 2014», según han informado fuentes del Gobierno regional en un comunicado.

García Lidón ha destacado esta anticipación de la agricultura murciana con motivo del seminario sobre gestión integrada de plagas organizado por la revista Europa Agraria y la empresa Syngenta Agro, que se ha celebrado recientemente en Madrid.

   De este modo, el responsable autonómico ha señalado que, desde 2005, «Murcia ha sido pionera en el desarrollo de sistemas de cultivo respetuosos con el medio ambiente, basados en métodos de lucha biológica y tecnológica, así como en la formación continua, la investigación y la experimentación aplicada».

   Actualmente, hay 35.000 hectáreas de cultivos en la Región incluidos en el programa ‘Agricultura Limpia’, que contó en 2009 con una inversión de 7,5 millones de euros, y supuso la suelta de más de 268 millones de insectos útiles y la colocación de 6,5 millones de trampas. Esto se compatibilizó con el uso de productos fitosanitarios de bajo impacto ambiental.

- Advertisement -

   La publicación en 2009 de una directiva comunitaria sobre uso sostenible de los plaguicidas, de obligado cumplimiento a partir del 1 de enero de 2014, supondrá, según afirma García Lidón, «un gran impacto en la agricultura europea».

   Y es que, el principal objetivo del texto es reducir los riesgos y los efectos del uso de estos productos que impiden el desarrollo de organismos nocivos en los cultivos, a través del fomento de la gestión integrada de plagas y de otras alternativas no químicas.

   Asimismo, el director general ha advertido de que «la implantación generalizada de estas medidas puede tener un coste negativo derivado de una pérdida de productividad de las explotaciones, sobre todo en los primeros años».

   Por otro lado, puede suponer una mayor carga administrativa, «por la obligatoriedad de realizar registros o anotaciones de las actuaciones llevadas a cabo y por la adopción de nuevos sistemas de control fitosanitario», ha añadido.

   La agricultura murciana, «por su carácter competitivo y su vocación exportadora, ya tiene estos deberes muy adelantados, gracias al trabajo de investigación y formación desarrollado por la Consejería», apunta el director general, quien atribuye este mérito «a la gran profesionalidad de los agricultores, que han colaborado en esta tarea para satisfacer las crecientes exigencias de calidad y seguridad de los consumidores».

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés