Innovaciones para tener ciudades con menos emisiones contaminantes

Estas sorprendentes innovaciones están impulsadas por la regulación y las políticas orientadas a proteger la salud, cuidar el planeta y fomentar el crecimiento económico. Los cambios hacen de las ciudades, lugares más habitables, confortables y sanos.

Calles para todos los usos

La idea es planificar las calles de modo que contemplen un espacio determinado para todas las formas de transporte y en ambos sentidos. Este nuevo concepto permitiría que ciertas calles se adecuen a las nuevas expectativas del público. Esto es parte del plan llamado Nuevo Urbanismo, que tiende hacia la sostenibilidad.

Cuando surgieron las primeras calles se creía que, si éstas eran anchas y no tenían obstáculos, serían más seguras para los conductores. Los estudios empíricos que se han realizado desde 1990 han encontrado los carriles más estrechos y con obstáculos cerca de la carretera son los que evitan accidentes.

 

- Advertisement -

La explicación es que esta combinación reduce sustancialmente la velocidad máxima del tráfico, sin mermar el rendimiento y a su vez disminuyen las emisiones de CO2 relacionadas con el exceso de aceleración.

Este tipo de nuevas calles, tiene, además, muchos árboles que reducen el efecto de calor urbano y sombrean los edificios, mitigando la carga de aire acondicionado durante el verano y minimizando el llamado “efecto Venturi”, mediante el cual los vientos de invierno “aspiran” el calor de los edificios.

 

Trenes + electricidad + energías renovables

El transporte urbano requiere mucha energía, por esa razón se está volviendo a los trenes y los tranvías eléctricos y se espera poder hacerlos funcionar con fuentes de energía renovables, para que la operación de transporte sea “cero-carbono”.

Un ejemplo de este tipo de aplicación es la ciudad canadiense de Calgary, que desde 2009 se comprometió a que los trenes sean alimentados por la energía eólica generada en la provincia. Los Países Bajos han llegado más lejos aún: a partir de 2017, todos los trenes holandeses son alimentados exclusivamente por la electricidad generada por el viento.

 

Transporte urbano eléctrico

En 2015, el gigante chino de los vehículos eléctricos BYD dio a conocer el primer autobús eléctrico que funcionaba con una batería y tenía una autonomía aceptable. Ahora, ciudades de todo el mundo, como Londres, en Inglaterra, Saint Alberta en Canadá y Chicago en los EEUU los están poniendo a prueba. Si bien comenzaron con compras de 3 a 20 buses para probarlos en sus flotas, reconocen que están obteniendo excelentes resultados.

En China en cambio, solo en 2016 se vendieron más de cien mil autobuses eléctricos que circulan en cientos de ciudades del gigante asiático. El gobierno chino se ha centrado en la movilidad eléctrica en su camino a lograr limpiar el aire, de generar menos emisiones de CO2 y con vistas a liderar el mercado en un futuro muy cercano.

 

REDACCION/ECOTICIAS.COM

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés