¿El teletrabajo emite CO2?

Fomentado por la pandemia, el trabajo a distancia ha ido ganando fuerza, hasta convertirse en la actualidad en una práctica común. Pero lo que no todos saben es que este tipo de labor tiene su propia forma de contaminar.

¿El trabajo perfecto?

¿El teletrabajo emite CO2? El teletrabajo tiene muchas virtudes: permite a los trabajadores pasar más tiempo con sus familias, proporciona jornadas menos agotadas y ofrece la posibilidad de trabajar desde casi cualquier lugar. Y si bien aparentemente los impactos del teletrabajo en el medio ambiente deberían ser beneficiosos, esto podría no ser así. Varios estudios han revelado los efectos negativos que puede tener la contaminación digital.

¿El teletrabajo emite CO2?

Durante mucho tiempo se pensó que el teletrabajo era ecológico. Cuando se confinó a medio mundo por la pandemia se creyó que esta era la solución a todos los problemas. Se evitan traslados responsables de grandes emisiones de CO2. No había contacto entre los trabajadores y se apostaba por la eficacia y la efectividad en la labor.

La limitación de estos desplazamientos diarios ha permitido sin duda reducir el CO2. Sin embargo, ciertas prácticas inherentes al trabajo a distancia como las videoconferencias son muy polucionantes. Por lo que esta constatación bien podría poner en entredicho que el teletrabajo sea una panacea ecológica.

Contaminando desde casa

- Advertisement -

Diversos estudios han resaltado que las videoconferencias emplean el consumo de datos de la red wifi o del móvil. Y que estos elementos son generadores de GEI como el CO2. Se ha llegado a la conclusión de que, si un empleado usa su computador quince horas a la semana, pero deja su cámara y micrófono encendidos. En un año de teletrabajo, emitirá el CO2 equivalente a un viaje de 270 kilómetros en un coche de motor de combustión.

Por otra parte, se ha comprobado que, en algunos casos las personas que teletrabajan utilizan más el coche para viajes relacionados con el ocio. Y que esto es posible gracias a que tiene horarios más flexibles. O sea que, el CO2 que no emite para ir a un lugar de trabajo, acaba igual en la atmósfera. Y ello ocurre cuando se va al gimnasio, de compras o de paseo. ¿El teletrabajo emite CO2?

Nuevos hábitos a adoptar

Hay varias formas de aligerar nuestra huella de carbono vinculada al trabajo desde casa. Apagar los ordenadores cuando no se están usando es una buena medida. Favorecer los intercambios de audio en lugar de los de video podría ahorrar miles de litros de agua y reducir drásticamente las emisiones de CO2.

Además, si es posible, se debe usar wifi en lugar de 4G. Imprimir lo mínimo posible y reciclar lo máximo. Y clasificar los correos electrónicos para evitar el almacenamiento de información innecesaria. Todas estas son medidas que el teletrabajador puede aplicar para controlar su consumo de energía. el medio ambiente se lo agradecerá. Y también su economía personal. ¿El teletrabajo emite CO2?

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés