Vertederos a cielo abierto en América Latina y Caribe

La correcta de la gestión de los residuos constituye, según el informe, un paso imprescindible para cumplir en 2030 con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Una buena parte de los residuos urbanos producidos en América Latina y el Caribe todavía acaban en vertederos a cielo abierto, circunstancia que está ocasionando un negativo impacto ambiental a través de la contaminación del suelo, el agua y el aire, afectando gravemente a la salud de las personas que viven cerca de estos focos y de las que recolectan materiales en los basureros para darles una segunda vida.

Tal y como advirtió ONU Medio Ambiente en un nuevo informe regional lanzado recientemente en Buenos Aires y presentado en el marco del XXI Foro de Ministros de Medio Ambiente de la región, un total de 145.000 toneladas de desechos o, lo que es lo mismo, los producidos por el 27% de la población (170 millones de personas), son gestionados de forma incorrecta cada día.

Y, si bien se ha detectado una mejoría, tanto cuantitativa como cualitativa, en la operativa de recogida de residuos, que ya abarca a cerca del 90% de la población, lo cierto es que diariamente quedan más de 35.000 toneladas sin recoger en zonas empobrecidas y comunidades rurales, afectando esta situación a más de 40 millones de personas.

Por su parte, las bajas tasas de reciclado y recuperación limitan en gran medida la transición hacia una economía circular y la previsión es que la generación de residuos, lejos de aminorarse, siga aumentando en, al menos, un 25% para 2050, pasando de las 541.000 toneladas/día de 2014 a 671.000, un incremento asociado a fenómenos globales tales como el crecimiento de la población, la expansión urbana y económica y los patrones propios de una economía lineal, caracterizada por las malas prácticas de usar y tirar.

La correcta de la gestión de los residuos constituye, según el informe, un paso imprescindible para cumplir en 2030 con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), toda vez que traerá consigo importantes beneficios ambientales, económicos y sociales tales como el ahorro de materias primas, la reducción de gases de efecto invernadero, el incremento de la inversión y la creación de empleo, entre otros.

Se insta así a estos países a caminar por la senda de la economía circular, visualizando los residuos como recursos valiosos y aplicando el concepto de ecodiseño para que los productos puedan ser reutilizados el mayor número de veces posible y se conviertan en materias primas secundarias o bien en fuentes energéticas alternativas, en el caso de la parte no reciclable.

Para más información: Sogama

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés