Bolivia advierte que se agota el tiempo para frenar el cambio climático

Bolivia, el único país que se opuso a los acuerdos de Cancún (México) por considerarlos insuficientes, cree que se agota el tiempo para conseguir un pacto mundial vinculante para frenar el cambio climático.

«Si en la próxima cumbre en Durban (Sudáfrica) no llegamos a un consenso, vamos a perder toda una década porque el Protocolo de Kioto llega a su fin», lamentó hoy durante una entrevista con Efe Pablo Solón, jefe de la delegación boliviana que asiste a la reunión que la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático organiza en Bangkok.

Solón destacó que el objetivo fundamental de Bolivia es que en Durban se corrija el a su juicio «grave error» de Cancún: aceptar una reducción de la temperatura «demasiado baja» de apenas 2 grados centígrados sobre los niveles preindustriales.

El también embajador de Bolivia ante la ONU explicó que ese límite se traducirá a finales de siglo en un aumento de 4 a 5 grados sobre los mismos datos de referencia, una tesis avalada por algunos científicos y una gran mayoría de ecologistas.

- Advertisement -

De producirse ese escenario más pesimista, «veremos una situación catastrófica a nivel mundial por la desaparición de los glaciares, subida del nivel del mar, sequías, inundaciones, migraciones y la perdida de biodiversidad».

Solón aseguró que por eso es fundamental que en Durban se logre un acuerdo por el cual «los países desarrollados lleven a cabo reducciones que permitan estabilizar el crecimiento de la temperatura muy, muy por debajo de los dos grados».

Pese a la experiencia de la cumbre de Cancún, el pasado diciembre, el diplomático indicó que todavía tiene esperanza de que se superen las divisiones antes de que expire en 2012 el Protocolo de Kioto.

«Tenemos que ser optimistas, porque lo que hay en juego es demasiado grande», dijo Solón.

El representante boliviano recordó que si no se da el visto bueno a un segundo periodo de compromiso post-Kioto u otro documento vinculante que lo reemplace «entraremos en un periodo en el que cada uno hace lo que quiere y todo es voluntario».

A su vez, esa inercia romperá cualquier relación con objetivos concretos para estabilizar la temperatura mundial y llevará a un incremento en las emisiones contaminantes que «será muy, muy difícil corregir en 2020», advirtió.

Solón señaló que Bolivia tiene el respaldo en este asunto de delegaciones como la de la Unión Europea, que admite que las actuales promesas de reducción de gases que causan el efecto invernadero «están muy lejos de la meta».

«Hay una conciencia sobre este tema. Pero la pregunta es, ¿se traducirá en Sudáfrica en un compromiso legalmente vinculante que permita reducir efectivamente la temperatura?», se preguntó Solón.

A su juicio el recorte de emisiones debe hacerse «sin ningún tipo de trampas» por parte de las naciones industrializados, porque muchas trasladan la acción a los países en vías de desarrollo, «a los cuales se les compra certificados de reducciones de dióxido de carbono para contabilizarlas como propias».

Estos gobiernos tampoco adoptarán compromisos «sustantivos» hasta que sus sociedades civiles les interpelen y entonces se den cuenta de que es necesario ser más ambiciosos para salvar al planeta, declaró el líder de la comitiva boliviana.

Más…

http://es.noticias.yahoo.com/ – PNUMA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés