Baleares, reforestación de una parte del bosque de Bellver

La Conselleria de Medio Ambiente y Territorio, el Ayuntamiento de Palma y Cruz Roja colaboran en las tareas de reforestación que se están realizando semanalmente en el camino perimetral de Son Berga, en una parte del bosque de Bellver.

Las tres instituciones colaboran en el programa +CO (MPENSA) 2 con el que hacen un frente común para compensar la huella de carbono con la plantación de especies autóctonas.

«Es un ejemplo de cómo la coordinación entre administraciones y la implicación de la sociedad civil son importantísimas para hacer frente a la emergencia climática, una tarea colectiva y transversal», ha asegurado el conseller, Miquel Mir, quien ha visitado las tareas de reforestación acompañado por el alcalde de Palma, José Hila; el director general de Espacios Naturales y Biodiversidad, Llorenç Mas; la regidora de Infraestructuras y Accesibilidad, Angélica Pastor; y el presidente autonómico de Cruz Roja, Toni Barceló.

En concreto, +CO (MPENSA) 2 ha permitido reforestar diferentes espacios del bosque de Bellver. En concreto, la Conselleria, a través del Instituto Balear de la Naturaleza (Ibana) aporta los árboles, las plantas arbustivas y los medios técnicos; mientras que Cort cede el espacio y facilita medios humanos y materiales y plantas procedentes del vivero municipal. Cruz Roja contribuye con un equipo de voluntarios que cada jueves, desde el 22 de octubre hasta el 17 de diciembre, realiza siembras y se encarga de regar las plantaciones.

Sembrados 370 árboles y plantas desde octubre

- Advertisement -

Gracias a este programa, desde el pasado mes de octubre se han sembrado 370 árboles y plantas arbustivas. Se ha apostado por sembrar especies autóctonas como el pinus halepensis, olea europaea, cistus monspeliensis o rhamnus aleternus.

Con esta campaña y la reforestación que se llevó a cabo a principios de octubre en el bosque de Bellver con la colaboración del IES Sureda i Blanes, se habrán sembrado durante esta temporada de reforestación un total de 460 árboles, 370 a través de voluntarios de Cruz Roja y el resto, alrededor de 90, a través del IES Josep Sureda y Blanes.

El conseller ha destacado que, en el marco de los trabajos para mejorar el suelo forestal, se ha aprovechado materia orgánica triturada proveniente de la zona afectada por el temporal de finales de agosto en Banyalbufar. Así, ha dicho, se aprovecha «un recurso tan valioso como la biomasa forestal disminuyendo la pérdida de humedad y evitando la erosión, a la vez que mejoramos la composición del suelo».

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés