Andalucía ‘apuesta’ por la conservación ambiental

La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta, Carmen Crespo, ha recalcado que «la preservación del medio ambiente ha sido, es y será uno de los ejes fundamentales del Gobierno de Andalucía».

«La Revolución Verde es una respuesta a una demanda creciente de la sociedad andaluza, cuya participación es imprescindible para hacerla realidad», ha recalcado Crespo, quien se ha mostrado convencida de que esta iniciativa será «un potente motor de la recuperación económica de Andalucía post covid».

La responsable de Desarrollo Sostenible ha abierto este lunes la reunión del Consejo Andaluz de Medio Ambiente, a cuyos miembros ha agradecido su «aportación diaria» en el ámbito de la conservación ambiental. Carmen Crespo ha apuntado que Andalucía aún «tiene mucho por delante» para continuar avanzando en este sentido, «pero estamos dando pasos importantes y los que faltan los daremos de vuestra mano». El Consejo lo conforman representantes de asociaciones ecologistas, organizaciones sindicales, de consumidores, asociaciones de vecinos, empresarios, municipios, diputaciones, comunidad docentes, expertos y asociaciones agrarias.

En cuanto a las medidas puestas ya en marcha desde Desarrollo Sostenible, la consejera se ha referido al Pacto Andaluz por el Agua, que la semana pasada culminó en el Parlamento «un largo proceso» con el «apoyo mayoritario» de la Cámara a un centenar de propuestas que reúne.

- Advertisement -

Medidas que se refieren, entre otras cuestiones, al cumplimiento de los planes hidrológicos, a una decidida apuesta por la depuración y las aguas regeneradas, al respeto por los caudales ecológicos o al desarrollo de la legislación en pro de la agilidad y seguridad jurídica, con especial atención al ciclo integral del agua y a garantizar el mínimo vital. Asimismo, también se contemplan actuaciones encaminadas a lograr una Administración moderna, transparente y participativa, a efectuar una revolución digital de la gestión del agua y a fomentar una administración sostenible de los recursos.

Cambio climático y economía circular

Por otro lado, Crespo ha resaltado la implicación del sector primario en estrategias como ‘Compromiso Blanco’ y ‘Ecomares’, dos proyectos basados en el reciclaje y el mantenimiento de los entornos agrícolas y marinos; y se ha detenido en los que ha considerado «los grandes hitos» en los que se encuentra inmersa actualmente la Consejería que dirige: el desarrollo de la Ley de Cambio Climático y la redacción y aprobación de la Ley de Economía Circular.

Al respecto, ha apuntado que el Plan Andaluz de Acción por el Clima (PAAC), junto a la Comisión Interdepartamental y el Consejo Andaluz del Clima, representan el desarrollo normativo más importante de la Ley de Cambio Climático de Andalucía. La consejera ha explicado que el borrador se encuentra actualmente en información pública, ha valorado que en su diagnóstico previo «se han tenido en cuenta las aportaciones recibidas en el taller de participación ciudadana que se organizó para dar voz a todos los interesados».

Respecto a sus objetivos, la titular autonómica de Desarrollo Sostenible ha resaltado que la implicación de Andalucía en el reto de lucha contra el cambio climático «es mayor que en el resto de España», ya que el compromiso del Estado es disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 39 por ciento para 2030 con respecto a los datos de 2005, mientras que la norma andaluza apuesta por una reducción del 41 por ciento.

Por otro lado, ha recordado que en diciembre se ha sacado a información pública el anteproyecto de Ley de Economía Circular, que será «pionera» en España porque va «más allá» al tratar «de forma integral y proactiva» los requerimientos de este modelo de producción.

«Esta norma sentará las bases del reciclaje en la comunidad autónoma y, con ella, la región se adelanta al Estado, que se limita a regular sobre la gestión de residuos», ha aseverado la consejera, para quien «la economía circular será una oportunidad para el futuro tras la pandemia por covid-19» al conformar «un nuevo nicho de negocio» que contribuirá a impulsar la necesaria reactivación de la economía de la región.

«El residuo tiene que dejar de ser un problema y ser una oportunidad», ha explicado Crespo, convencida de la necesidad de apostar por un «modelo más limpio» que desbanque paulatinamente la fórmula de «fabricar, usar y tirar» para avanzar en la dinámica de «reciclar, reutilizar y usar los subproductos».

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés