Actualizar

miércoles, febrero 8, 2023

Poda salvaje en el CEIP Los Califas (Córdoba)

Ecologistas vienen denunciando desde años anteriores esta práctica cuando se aplica de forma indiscriminada -sin que esté justificado por razones estructurales- por el grave daño que provoca dañando de forma irreversible la salud del árbol, afeando su imagen natural e impidiendo que cumpla las funciones de sombreado, mejora de la calidad del aire, refugio animal y embellecimiento de la ciudad típico del arbolado urbano.

Poda salvaje en el CEIP Los Califas (Córdoba). En el momento de la redacción de esta nota de prensa se había intervenido sobre 23 árboles de muy buen porte con un terciado absolutamente abusivo y contra natura.

El terciado es una técnica de poda que afortunadamente va quedando en desuso por el tremendo daño que ocasiona a los ejemplares sobre los que se aplica y consiste en eliminar toda la copa, dejando solo alguna de sus ramas principales con un tercio (terciado) de su longitud natural. La poda que denuncia Ecologistas en Acción se observa en toda la fachada del centro escolar colindante con la calle Hermano Juan Fernández.

Todo ello en un contexto absolutamente carente de base científica pues, bien al contrario, las recomendaciones científicas son que en árboles maduros la poda respete al menos dos tercios de las ramas y copa y que no se corten ramas gruesas, salvo casos puntuales en los que haya peligro para las personas o en los que el árbol esté enfermo.

Grave e irreversible

Las consecuencias de este tipo de intervenciones son graves e irreversibles para el árbol provocando daños como la brotación precipitada, masiva y sin orden alguno, de chupones -en vez de ramas jerarquizadas y sólidas-, ramas inseguras y mal insertadas, debilitamiento integral del árbol, pudriciones e infecciones en cortes, aceleración del proceso de envejecimiento, copas enmarañadas y poco oxigenadas y desfiguración de la forma natural de la copa y por ende del medio ambiente.

En las condiciones actuales de incremento de las temperaturas y cuando desde amplios sectores de la ciudadanía se reclama ampliación del arbolado urbano y de otros elementos que proyecten sombra sobre los espacios públicos, calles, plazas y jardines, estos ejemplares no podrán sombrear el patio del colegio durante el próximo verano y estarán dañados para siempre.

Resulta especialmente llamativo y contradictorio que esta poda se haya efectuado en un centro en el que se exhibe un cartelón de Junta de Andalucía indicando una inversión de cerca de 300.000 euros en la “instalación de energía fotovoltaica y refrigeración adiabática” en el edificio en el marco de un proyecto destinado a “favorecer la reparación de la crisis en el contexto de la pandemia COVID-19 y sus consecuencias sociales y preparar una recuperación verde, digital y resiliente de la economía”.

Por un lado se anuncian proyectos verdes y resilientes apostando por un sistema de refrigeración que supone un alto consumo de energía y, por otro lado, se ignoran los importantes efectos de refrigeración natural que nos ofrece el arbolado sin consumo energético alguno. Poda salvaje en el CEIP Los Califas (Córdoba).

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés