Las nuevas etiquetas de la DGT deben proteger a los coches eléctricos e híbridos enchufables

El director de Audi en España, José Miguel Aparicio, ha solicitado a la Dirección General de Tráfico (DGT) que proteja a los modelos 100% eléctricos e híbridos enchufables en la revisión del etiquetado medioambiental de los vehículos.

Aparicio indicó que las etiquetas medioambientales suponen «una referencia única» para España, un país en el que existe «cierta tendencia hacia la fragmentación» legislativa, por lo que calificó como «muy importante» que estas se mantengan y que se consoliden como el referente de cara a cualquier tipo de política pública. No obstante, el directivo subrayó la relevancia de que no se genere inseguridad hacia los conductores que ya tienen un distintivo medioambiental en sus vehículos.

«La DGT ya se ha manifestado en esta dirección. A partir de aquí, parece lógico que se realicen ciertos ajustes, pero lo que hay que tener claro es que todavía el porcentaje de coches cero emisiones o reducidas es pequeño, por lo que habrá que tener un etiquetado que fomente la renovación del parque pero que no sea excesivamente restrictivo. Es muy importante que los 100% eléctricos y los híbridos enchufables tengan reconocimiento en este etiquetado», subrayó.

Impulso a la electromovilidad

Por otro lado, el director de Audi España felicitó al Gobierno por la puesta en marcha del Plan Moves III, de impulso a la movilidad eficiente, como un «paso adelante en la buena dirección», aunque demandó medidas estructurales adicionales como el establecimiento de un IVA cero para los modelos eléctricos y de uno reducido para los híbridos enchufables, así como una nueva fiscalidad verde que prime el uso en lugar de la adquisición en base a las emisiones de cada vehículo.

- Advertisement -

Aparicio reconoció que el Moves III tiene puntos de aprendizaje de los programas anteriores, ya que aporta un horizonte de estabilidad temporal, dota de fondos suficientes y aporta mecanismos correctores en caso de que la asignación de presupuestos para las comunidades autónomas, que se hace por población y no por mercado, produzca «ciertos desajustes». «Creo que hay un marco claro que tiene que activarse a nivel de las comunidades autónomas, pero que da un impulso decidido a la venta de vehículos eléctricos e híbridos enchufables y por otra parte a la instalación de infraestructura de recarga tanto a nivel de empresas como particulares», afirmó.

No obstante, calificó este plan como «coyuntural», por lo que abogó por la puesta en marcha de iniciativas estructurales que se están demandado desde el sector, como un IVA específico para los modelos eléctricos e híbridos enchufables, lo que, en su opinión, «ayudaría a la transición hacia una descarbonización total», ya que son medidas que se han adoptado en los países en los que la electromovilidad ha despegado. En cuanto al Plan Renove, reconoció que este programa, que contenía incentivos a la compra de coches de combustión, tuvo un impacto «muy limitado», aunque confirmó que sirvió para «superar el concepto de demonización del diésel».

«Creo que el Plan Renove hizo su función y que la tecnología disponible hace que todavía hoy para muchos consumidores la mejor opción sean los vehículos de combustión, incluidos los diésel», explicó el directivo. Aparicio subrayó que en España se va a producir un «cambio sustancial» hacia la electromovilidad, puesto que las barreras de entrada, como la autonomía de los modelos y la infraestructura de recarga, ya están identificadas y se está avanzando mucho en estos campos y también en el impulso a la demanda.

Así, destacó que la marca Audi está reforzando su gama con cinco modelos 100% eléctricos y con doce híbridos enchufables, como parte de su objetivo de que en 2025 el 25% de sus matriculaciones mundiales corresponda a modelos electrificados. «En España, el reto es no estar alejados de esa cifra, incluso si hoy el mercado eléctrico lleva retraso respecto a la media europea», resaltó.

Rentabilidad

Por otra parte, el máximo responsable de Audi en España confirmó que la red de concesionarios de la marca logró el año pasado, a pesar de ser «duro e incierto», una rentabilidad sobre facturación del 1,5%, una cifra que esperan superar este ejercicio. Aparicio indicó que en 2020 se logró esta rentabilidad como consecuencia de control de costes, del aprovechamiento de las herramientas que el Estado puso a disposición de los concesionarios, de la búsqueda de la optimización de la facturación en todas las áreas y de la puesta en marcha de planes de contingencia a nivel de grupo.

«Fue un gran éxito y dio mucha tranquilidad a nuestra red de concesionarios, puesto que en los momentos de mayor tempestad el fabricante ha estado de su lado», explicó. De cara a este año, el reto de la firma de los cuatro aros es superar el 1,5%, aunque se enfrenta a una reestructuración de costes pendiente que no se llevó a cabo en 2020 «porque no había panorama claro sobre hacia dónde iba el mercado y porque los instrumentos del Estado exigían el postergar esas decisiones».

En este entorno, Aparicio prevé que el mercado automovilístico español, a pesar de la incertidumbre por la pandemia y tras un inicio de año convulso, experimente un crecimiento de «dos dígitos», pero no contempla volver a los niveles pre Covid hasta, al menos, 2022, mientras que Audi aspira a mejorar su cuota de mercado, aunque está concentrada como marca en contribuir al proceso de transformación de la movilidad individual y de la descarbonización.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés