La Universidad Politécnica de Madrid es el primero en el mundo que conservó semillas de especies silvestres

El valor del material genético conservado en las instalaciones del Banco de Germoplasma de la UPM es extraordinario. ¿Qué papel desarrolla como promotor de la conservación  de la biodiversidad

La importancia del Banco de Germoplasma César Gómez Campo de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) es plenamente reconocida a nivel internacional. Ubicado en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica, Alimentaria y de Biosistemas, alberga semillas procedentes de más de 30 países y conserva más de 4.000 muestras de simientes, correspondientes a 86 familias, unas cifras que hacen incalculable el valor del material genético que en él se conserva.

Este curso, cuando alcanza 50 años de existencia, el Banco de Germoplasma de la UPM ha estrenado instalaciones renovadas, con una modernizada distribución de sus laboratorios y cámaras de conservación. Su director es el catedrático César Pérez Ruiz, investigador con gran experiencia en el campo de la conservación vegetal y muchos años de trabajo que le llevaron hasta las islas Galápagos, para implementar en la Estación Científica Charles Darwin el Banco de Germoplasma Vegetal y proteger su flora endémica.

El valor del material genético conservado en las instalaciones del Banco de Germoplasma de la UPM es extraordinario. ¿Qué papel desarrolla como promotor de la conservación de la biodiversidad?

- Advertisement -

Es el primer Banco en el mundo que conservó semillas de especies silvestres

El Banco de Germoplasma de la UPM nació en 1966. Es pionero y referente en muchas áreas. Por ejemplo, es el primer banco de semillas que empezó a funcionar en España y el primero en el mundo que conservó semillas de especies silvestres. El valor del material genético que en él conservamos es incalculable. Se ha utilizado y utiliza para investigación básica y aplicada en todo el mundo y ha permitido importantísimos avances. El banco ha enviado semillas a numerosos investigadores de todo el mundo (EE UU, Canadá, Reino Unido, Japón, India) que han utilizado el material para estudios de taxonomía, domesticación, evolución, mejora…

Por citar un ejemplo significativo, en 1998 se transfirió al brécol un gen de una de nuestras accesiones silvestres que multiplica por treinta el efecto carcinostático (antitumoral) de esta hortaliza. Solo esto podría ser suficiente para justificar la labor del banco en sus cincuenta años de existencia.Otro ejemplo ilustrativo es el caso de Diplotaxis siettiana. En 1974 se recolectaron semillas de esta crucífera endémica de la isla de Alborán. Poco después, la especie se extinguió en la naturaleza. Gracias a la existencia de semillas en nuestro banco, se ha podido reintroducir esta especie evitando su desaparición.

Debemos conservar las colecciones y continuar con nuestra labor docente e investigadora relacionada con los recursos fitogenéticos

¿Cuáles son los objetivos del banco?

Debemos conservar las colecciones y continuar con nuestra labor docente e investigadora relacionada con los recursos fitogenéticos. Como ejemplos concretos de próximos objetivos, pretendemos recoger la mayor diversidad genética posible de todas las crucíferas presentes en España y caracterizar ecogeográficamente la colección para identificar muestras potencialmente adaptadas a condiciones de estrés abiótico.

También queremos ampliar la representación de especies silvestres emparentadas con los principales cultivos de nuestro entorno. Además, formamos parte activa de redes nacionales e internacionales relacionadas con la conservación de la biodiversidad y seguimos asesorando a instituciones, formando expertos y promoviendo proyectos de conservación, sobre todo en América Latina.

¿Cómo es su funcionamiento?

Principalmente, es un banco de semillas. Aquí se conservan las muestras de semillas encapsuladas y en condiciones de baja humedad y baja temperatura para garantizar su supervivencia durante muchas décadas. También se conservan otro tipo de propágulos utilizando técnicas de cultivo in vitro. Además, se adquiere y conserva la mayor cantidad de información asociada a las muestras conservadas con objeto de caracterizar los diferentes genotipos, para que puedan ser útiles como fuente de genes en programas de mejora o como material de estudio con otros fines.

Por decirlo de forma muy resumida, el funcionamiento del banco requiere de las etapas de recolección de semillas, estudio y caracterización, limpieza y preparación del material, conservación en cámaras, regeneración cuando es preciso de las muestras, documentación e intercambio del germoplasma con otras instituciones. Hay varias líneas de investigación asociadas a estos fines como las relacionadas con el uso de marcadores de ADN, la aplicación de técnicas de conservación in vitro, crioconservación, y aplicación de sistemas de información geográfica, entre otras.

¿Cómo se conservan y mantienen las semillas?

Una vez limpias las semillas, se ponen a desecar en una cámara con gel de sílice. Cuando alcanzan un contenido de humedad inferior al 5% se guardan en ampollas de vidrio cerradas a la llama con gel de sílice en su interior, con lo cual se asegura una hermeticidad perfecta. Finalmente, las ampollas se almacenan en una cámara frigorífica a 18 grados bajo cero. Siguiendo estos métodos, las pruebas de germinación realizadas a los 25, 30 y 40 años con el material más antiguo han dado resultados plenamente satisfactorios.

Hay semillas procedentes de más de 30 países

¿Cuáles son las semillas más valiosas?

En el Banco de Germoplasma de la UPM hay semillas procedentes de más de 30 países. De ellas destacan dos colecciones. Una, con 1.467 entradas de especies, la colección más importante del mundo de la familia de las crucíferas, y otra, de especies endémicas amenazadas de la península ibérica y la región macaronésica (Canarias, Azores, Madeira y Cabo Verde). De esta última colección se conservan 84 especies incluidas en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (BOE 23-2-2011), 299 especies incluidas en la Lista Roja de la Flora Vascular Española y un total de 323 especies incluidas en las dos listas.

¿Qué servicios presta el banco?

Son variados. Desde la conservación de un germoplasma de incalculable valor hasta su donación a investigadores que lo requieran para sus estudios. Estos intercambios se realizan siempre conforme a la legislación plasmada en acuerdos de transferencia válidos para la mayoría de países.
al como manifestó el profesor José Esquinas en su conferencia magistral impartida el acto de celebración del 50 aniversario del banco, “debemos conservar la biodiversidad para que la Humanidad tenga un futuro”. Una parte significativa de esta crucial tarea ha correspondido, corresponde y corresponderá al Banco de Germoplasma César Gómez Campo de la Universidad Politécnica de Madrid.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés