El Principado claudica ante los pescadores

Al final de los 2 meses propuestos se pasa a 4,3 meses, lo que duplica el tiempo de pesca inicialmente ofertado (1,5 meses van ser pesca con muerte y el resto sin muerte). Una vez más se ha hecho mas caso a las peticiones de quien depreda sobre el río (como son los pescadores) que a quienes lo protegemos,  que habíamos solicitado que solo se permitiera la pesca sin muerte en esta próxima campaña.

 Entendemos que las cifras de la última campaña, son lo bastante alarmantes como para tomar medidas más radicales que las propuestas por el Principado para garantizar la  conservación de la especie y los  ecosistemas donde se desarrollan que están claramente amenazados. No se hagan chapuzas como la prevista en esta, intentando contentar a solo una parte.

Entendemos que además de la regulación de la pesca es necesario otra serie de baterías de medidas que seguimos solicitando que el Principado puede tomar en sus competencias y que nos parecen fundamentales para conservar el hábitat donde se desarrolla la especie.   

– Control biológico de la evolución de la especie después de unos años sin extraerse, para valorar, si se puede permitir o no la extracción para la campaña 2011 de forma limitada.

- Advertisement -

– Evitar los vertidos de aguas residuales urbanas e industriales, ante un deficiente sistema de saneamiento en las zonas rurales, que teniendo muchas de ellas depuradoras no funcionan, pero concentran los focos de vertidos.

– Evitar la colmatación de arroyos y ríos, por los vertidos constantes de canteras, graveras, aréneros y escombreras que están presentes en todas las cuencas en zonas sensibles, destacando la del Narcea.

– Reducir la contaminación térmica al utilizar las aguas para refrigerar la industria, destacando el caso de las térmicas, problema que va aumentar con los nuevos grupos de gas. Esta contaminación ya se produce en el Nalon, Narcea y Caudal  

– Mantener el bosque de ribera y donde haya desaparecido recuperarlo, como mantenedor de biodiversidad, refugio y mantenedor de condiciones de temperatura que son fundamentales para garantizar la supervivencia de los alevines de salmón.

– Recuperar los cauces de los ríos, que muchos se han convertido en canales, lo que conlleva la destrucción de los ecosistemas de ribera.

–  Supresión de numerosos obstáculos para facilitar el remonte de los ríos, que están en forma de presas presentes en el Sella, Nalón, Narcea y Navia y sus afluentes.

– Control del desove artificial dado que hoy en día se hacen extracciones en exceso en algunos cauces que eliminan prácticamente por completo la posibilidad de reproducción natural.

– Mantener la reserva genética, prohibiendo las repoblaciones con animales cuyo origen sean  otras cuencas  distintas.

– Control de las especies piscícolas no autóctonas que  colonizan tramos de los ríos, en detrimento de las especies autóctonas. Es muy preocupante la situación expansiva de ciprinidos como el piscardo.

– Control del furtivismo, mejorando la vigilancia del recurso y de su hábitat, con mejores medios para la guardería. No vale poner los mismos guardias que hay ahora todos a vigilar los ríos, y dejar el resto de problemas porque al final no se controla nada.   

Si no se toman medidas radicales y de futuro, se estar parcheando una delicada situación, poniendo en peligro esta especie emblemática.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés