Actualizar

miércoles, febrero 8, 2023

Una investigación de la UAB confirma que la extinción de los dinosaurios no fue gradual

La investigación confirma que la diversidad de especies de dinosaurio era muy grande poco antes del momento de la extinción.

Esta conclusión refuta algunas hipótesis científicas que defienden que la catástrofe que acabó definitivamente con los dinosaurios fue sólo el punto final de un proceso de extinción más gradual. Además, los investigadores han descubierto la inesperada presencia de un grupo de dinosaurios asiáticos que llegó sólo un millón de años antes de la extinción.

Hace 65 millones de años los dinosaurios se extinguieron -de hecho, estrictamente se extinguieron lo que los científicos denominan dinosaurios no avianos, puesto que algunos de sus descendentes siguen vivos: los pájaros o dinosaurios avianos-. La causa fue, muy probablemente, el impacto de uno o varios grandes meteoritos sobre la superficie de nuestro planeta. Pero hay hipótesis que defienden que en la época de la catástrofe los dinosaurios ya estaban en declive, sufriendo una extinción gradual. Para estudiar cómo se produjo este fenómeno, investigadores de todo el mundo buscan y analizan fósiles de dinosaurios de esta época: el Maastrichtiano, la última etapa en que se subdivide el Cretáceo.

En América del Norte hay muchos yacimientos correspondientes a esta época, pero en el resto del mundo los restos son muy escasos, y los científicos necesitan evidencias globales de lo que pasó antes de la extinción. Una de las mejores zonas del mundo para contrastar los datos de América del Norte es el sur de los Pirineos. Los yacimientos de la zona de Tremp (Lleida) y Arén (Huesca) son muy ricos en huesos, en Vallcebre (Barcelona) se encuentran abundantes huellas y en Coll de Nargó (Lleida) son numerosos los huevos fosilizados.

Una joven investigadora del Departamento de Geología de la UAB, Violeta Riera, en colaboración con Oriol Olms (UAB), Rodrigo Gaete (Museo de la Conca Dellà) y Àngel Galobart (Institut Català de Paleontologia), ha hecho el primer estudio que ordena y establece las relaciones entre los fósiles de 29 yacimientos del Pirineo, sistematizando todos los datos en un esquema gráfico que los geólogos conocen como panel de correlación. Se trata de un diagrama que muestra, de un vistazo, a qué época pertenecían cada una de los restos de los diferentes yacimientos.
 
La principal conclusión del estudio es que hasta el final del Maastrichtiano la diversidad de formas de dinosaurio era muy grande. En las capas superiores de los sedimentos, las que corresponden a las épocas más próximas a la extinción, los investigadores han observado una gran diversidad de especies, que choca frontalmente con la hipótesis de que los dinosaurios se extinguieron de forma gradual.
 
El estudio también muestra por primera vez que los saurópodos titanosaurios (herbívoros quadrúpedos que podían alcanzar dimensiones gigantescas), así como los nodosaurios (herbívoros acorazados), andaban preferentemente por ambientes pantanosos, mientras que otros dinosaurios, como los dromeosaurios (carnívoros de medida relativamente pequeña, emparentados con los pájaros), habitaban sin problemas todos los ambientes.

 
“A menudo es muy difícil identificar especies concretas”, recuerda Violeta, “puesto que hay yacimientos que pueden tener más de 700 huesos, con pocos huesos del cráneo, y el cráneo es imprescindible para una identificación precisa”. Aún así, entre los numerosos fósiles clasificados hay muchos huesos de las únicas especies de dinosaurios definidas hasta ahora en Catalunya, dos hadrosaurios o dinosaurios con pico de pato: el Pararhabdodon isonensis y el Koutalisaurus kohleri (aun cuando, muy probablemente, sean la misma especie).
 
La búsqueda también ha mostrado un hecho sorprendente: la presencia en los Pirineos de un grupo de dinosaurios de origen asiático, justo en el último millón de años antes de la extinción: los lambeosaurinos, un grupo de hadrosaurios con crestas vacías sobre la cabeza, de diferentes formas y medidas según las especies.
 
Para Violeta Riera, estudiar los dinosaurios desde Catalunya es todo un privilegio, puesto que los dinosaurios que se han encontrado aquí son los últimos que vivieron a la Tierra. “Los Pirineos”-afirma- “son el único lugar de Europa donde se pueden hacer estudios de calidad sobre la época en que se extinguieron. En otras cordilleras europeas no hay afloramientos de sedimentos tan claros como los que hay aquí, puesto que en aquella época, Europa era un gran archipiélago de islas donde había poco terreno para los dinosaurios. Esto hace que éste sea el primer estudio, en toda Europa, de carácter tan general y exhaustivo, sobre la época de la extinción de los dinosaurios.”

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés