La Universidad de León estudia la situación de los bosques del Estado brasileño de Río Grande del Sur

Hasta ahora, existía importante documentación sobre los bosques de Río Grande del Sur, región límite entre el mundo tropical y el templado, pero no había sido ordenada por medio de esta metodología, que cumple este año su centenario desde su creación.

La colaboración comenzó hace casi dos decenios, en 1993, con el establecimiento de un convenio de colaboración entre estas tres universidades españolas y brasileñas. A partir de este contacto, un total de seis doctores se han formado en Río Grande del Sur con el asesoramiento de profesores del Área de Botánica de la Universidad de León. Ahora, la colaboración ha empezado a dar sus frutos científicos, con la publicación de artículos en los que participan las tres instituciones académicas. El más reciente ha sido el editado en el último número de Plant Biosystems, en el que se analiza la contribución del estudio fitosociológico de los bosques primarios en Río Grande del Sur.

«Es importante llevar esta escuela europea formando investigadores en Brasil, puesto que, aunque se cuenta con una literatura amplia, no está ordenada por el método fitosociológico», indica a DiCYT Ángel Penas, catedrático de Botánica en la Universidad de León. La Fitosociología es una disciplina que busca «las razones y los fundamentos ecológicos por los que las plantas ocupan zonas concretas», explica Penas. Esta corriente serviría para determinar las relaciones que establecen diferentes plantas en un mismo hábitat, qué especies son capaces de convivir juntas y en qué condiciones. A través de esta metodología se establecen diferentes inventarios de vegetación que pueden servir para establecer políticas de conservación del territorio. En España, por ejemplo, se ha asumido esta corriente para desarrollar la Red Natura 2000. También fue empleada por la Unión Europea en la elaboración de la directiva Hábitats.

La Fitosociología tiene origen francoalemán y este año cumple el centenario desde su primera formulación, en torno a la escuela de Zúrich-Montpellier. En la actualidad, según los cálculos de Penas, unos 250 profesionales en España y 2.500 en el conjunto de Europa, norte de África y Sudamérica se dedican a la investigación en este campo.

- Advertisement -

Seis tipos de bosques primarios

El estudio de campo realizado en Río Grande del Sur ha permitido la catalogación de seis tipos de bosques primarios diferentes en este Estado. Penas destaca la gran variedad de especies que existe en cada tipo de bosque. «Pueden existir entre 40 y 50 especies arbóreas, cuando en la Península Ibérica, por ejemplo, nos encontramos una diversidad de cuatro o cinco árboles en cada tipo de bosque», explica. En Río Grande del Sur, los investigadores encontraron bosques termotropicales, mesotropicales, adaptados a nieblas altas, de ámbito atlántico y riparios, esto es, cercanos a ríos o masas de agua dulce.

Este territorio ha perdido el 80% de los bosques primarios con los que contaba hace dos siglos, indica el investigador. La acción antrópica ha sido la principal causa. En las zonas no alteradas por los humanos se conservan «relativamente bien». En todo caso, desde hace unos años, el Estado ha implementado una serie de políticas que fomentan la repoblación de estos bosques primarios.

Metodología

Para analizar estos bosques los investigadores de las universidades de Caxias do Sul, de León y Luterana de Brasil realizaron un inventario de las especies arbóreas que encontraron, pero encontraron algunos problemas. Estos bosques están compuestos por ejemplares de hasta 25 y 30 metros de altura, lo que alcanzar el ramaje supone grandes dificultades. Para superar esta dificultad, las muestras se tomaron de la corteza, y no de las hojas.

El trabajo continuará ahora con el análisis de los bosques secundarios y de los matorrales, en publicaciones posteriores. Hay que recordar que se considera un bosque primario aquél compuesto de árboles de maderas duras, como, por ejemplo en la Península Ibérica, la encina. Los bosques secudarios lo forman árboles de maderas blandas, como el chopo. Por la calidad de sus maderas, los primarios son generalmente explotados por el ser humano.

 

Antonio Martín – www.dicyt.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés