El SOS de la naturaleza

Vivimos días de incertidumbre en un planeta en crisis, nos estamos jugando el futuro. El IPV confirma científicamente que la actividad humana insostenible está llevando a los sistemas naturales del planeta al límite.

El SOS de la naturaleza. El “Informe Planeta Vivo (IPV) 2022 alerta de la urgencia de recuperar la naturaleza. Hacia una sociedad con la naturaleza en positivo”, el estudio de WWF que, cada dos años, toma el pulso al estado de la naturaleza y sus resultados son muy alarmantes: 2 de cada 3 animales y plantas han desaparecido en el último medio siglo; en un abrir y cerrar de ojos comparado con los millones de años que estas especies llevaban en La Tierra.

Perdimos 2 de cada 3 plantas y animales

Desde 1970 y analizando 32.000 poblaciones de 5.230 especies, comprobamos que nuestro planeta ha perdido el 69% de sus mamíferos, aves, reptiles, anfibios y peces (casi tres cuartas partes de la vida silvestre).

Una de las regiones más castigadas ha sido Latinoamérica y Caribe, que ha perdido 9 de cada 10 animales (el 94% de su vida silvestre). Una auténtica catástrofe provocada por cambios en el uso del suelo para producir alimentos que están devorando y convirtiendo en cenizas al mayor pulmón verde del planeta: la Amazonía. Por su parte, África perdió el 66% de su vida silvestre y Asia Pacífico el 55%.

El impacto también ha sido especialmente preocupante en los ecosistemas de agua dulce, disminuyendo una media del 83% en ríos y humedales; así, el delfín rosado del río Amazonas perdió el 65% de sus poblaciones.

También han desaparecido la mitad de los corales, un ecosistema vital para buena parte de la humanidad y hogar para la cuarta parte de las especies marinas, y 18 de las especies de 31 tiburones y rayas oceánicas han reducido su abundancia en un 71%.

Emergencia planetaria

Vivimos una emergencia planetaria con una doble crisis, la climática y la pérdida de biodiversidad y degradación de la naturaleza, dos caras de una misma moneda con graves consecuencias: desplazamientos y muertes por fenómenos meteorológicos extremos cada vez más frecuentes, mayor inseguridad alimentaria, agotamiento de suelos, falta de acceso a agua dulce y aumento de enfermedades zoonóticas y pandémicas.

El IPV 2022 confirma científicamente que la actividad humana insostenible está llevando a los sistemas naturales del planeta al límite. Destruimos la vida salvaje a un ritmo sin precedentes y es urgente que actuemos ya para revertir la situación y conseguir una naturaleza en positivo para 2030.

Estamos a tiempo de detener y revertir la pérdida de vida salvaje. La naturaleza es nuestra gran aliada y no podemos seguir tratándola como a un enemigo. Debemos cuidarla y construir un futuro en el que puedan prosperar las personas y la naturaleza. El SOS de la naturaleza.
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

Lista Roja de la UICN

Meteoritos carbonáceos llenos de vida

Un roedor con mucha historia

Una tortuga gigante en los Pirineos