Los bebés que crecen rápido tienen más riesgo de asma

Investigadores del Erasmus Medical Center de Rotterdam, en Holanda, aseguran que aquellos recién nacidos que crecen más rápido durante los primeros tres meses de vida tienen más probabilidades de desarrollar asma, según los resultados que publica en su último número la revista American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine.

Los orígenes del asma todavía no se conocen con exactitud, pero muchos investigadores creen que puede haber alguna relación con la forma como el feto se desarrolla y crece durante el embarazo.

   Para ello, los investigadores compararon varios registros que medían el aumento de peso de los niños durante el embarazo y después del parto, analizando un total de 5.125 niños.

   Los investigadores llevaron a cabo un seguimiento de los bebés durante intervalos anuales en los cuales entrevistaron a sus padres para detectar síntomas de problemas respiratorios, ya que la presencia de éstos puede ser un indicador de si un niño desarrollará asma más adelante.

- Advertisement -

   En este análisis, observaron que aquellos bebés que aumentaban de peso rápidamente tuvieron un 44 por ciento de probabilidades de presentar silbido al respirar, una probabilidad un 22 por ciento mayor de sufrir disnea (falta de aire) y un 30 por ciento más de riesgo de tener flemas persistentes, en comparación con aquellos cuyo crecimiento siguió un patrón normal en los meses de vida.

   En cambio, la sorpresa de los autores fue que no se encontró un vínculo aparente entre el crecimiento acelerado del bebé y un bajo peso en el útero.

   Aunque las mediciones rutinarias del feto pueden ser poco precisas, esto sugiere que el aumento de peso de los primeros meses de vida no significa necesariamente que el bebé esté recuperando el crecimiento reducido que tuvo durante la gestación.

   La doctora Liesbeth Dujits, una de las autoras del estudio, ha reconocido a la BBC, en declaraciones recogidas por Europa Press, que la primera infancia podría ser un «período crítico» para el desarrollo de asma.

   «Sabemos que el bajo peso al nacer está asociado con un incremento en el riesgo de presentar síntomas de asma, pero los efectos de los patrones específicos del crecimiento del feto y el recién nacido aún no han sido examinados», admite esta experta.

UN RIESGO NO EXCLUSIVO DE LOS BEBÉS QUE PESAN POCO AL NACER

   En este sentido, destaca que el estudio ha podido advertir de una posible relación entre el aumento de peso del infante y los síntomas de asma que, como recuerda, «no se deben al crecimiento acelerado sólo de aquellos bebés que mostraron un desarrollo fetal restringido».

   «Aunque los mecanismos subyacentes todavía no están claros, el aumento acelerado de peso en los primeros meses podría afectar adversamente el desarrollo pulmonar», apunta.

   Por su parte, Leanne Metcalf, de la organización Asthma UK, ha reconocido que es muy pronto para recomendar a los padres que cambien la forma como atienden a sus niños. «Este es un estudio preliminar interesante, pero los padres deben seguir las recomendaciones actuales de los profesionales de salud sobre la alimentación de sus bebés en los primeros meses de vida», concluye.

 

INNOVAticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés